Tòfol, de es Portixol, junto a su compañero de afición, muestran lo capturado frente a Estellencs.  | Michel's

El viento del este que este miércoles sopló con fuerza en toda la costa de Mallorca, sobre todo en el levante y sur de la Isla, arruinó la primera jornada de la temporada del raor. Sólo algunos pocos osados decidieron, pese al considerable oleaje, hacerse a la mar para dar rienda suelta a su afición. Sin embargo, resultó complicado permanecer más de dos horas con el sedal a flote y, en consecuencia, las capturas fueron más bien magras. Quienes más triunfaron apenas desanzuelaron una docena de ejemplares, cuando el límite son 50 por licencia y día.

La pesca en los codiciados fondos arenosos situados entre Cap Salines y Cala Mármols fue ayer del todo imposible. Unos pocos lo intentaron a primera hora de la mañana, pero antes de las diez las proas de sus lanchas volvían a asomar por la bocana del puerto. Así, el grueso de aficionados de Portocolom y Portopetro optaron por quedar en tierra y a los contados que partieron de la Colònia de Sant Jordi, sa Ràpita o s’Estanyol sólo les quedó la opción de probar fortuna en las zonas de blanco situadas entre Vallgornera y Cala Pi, un poco más resguardadas del viento de levante. Tal es el caso de Maties Pomar, de Campos, quien entre las diez y las doce de la mañana logró tirar el anzuelo y subir a la barca ocho raors, dos pedaços, dos pajeles y algo de roquer.

En el poniente de la Isla, la jornada también fue para olvidar. Tòfol, un aficionado de es Portitxol se levantó a las cuatro de la madrugada para salir a las seis de la mañana del Port d’Andratx e intentarlo frente al litoral de Estellencs. Sin embargo, no valió la pena tanto madrugón por media docena de raors capturados. Desde el Port d’Andratx, llegados de s’Arenal, también zarparon Miguel Ángel y Guillermo González. Armaron sus cañas entre Sant Elm y sa Dragonera. El resultado, igual de descorazonador. «Sólo ha picado uno y lo hemos devuelto al mar», reconocían. El tiempo previsto para hoy no será mejor que el que malogró la jornada de ayer. Incluso puede empeorar con alguna tormenta eléctrica. La meteorología no mejorará hasta el viernes. Ese sí puede ser un gran día.