Ses Fonts Ufanes han brotado 76 veces desde que son monumento natural. | Redacción Local

0

Ses Fonts Ufanes, situadas en la finca pública de Gabellí Petit, en Campanet cumplen 20 años como uno de los monumentos naturales más singulares de Baleares, dos décadas en las que han brotado en 76 ocasiones.

Gabellí Petit ha sido objeto de varias actuaciones en el último año para impulsar sus valores ambientales, ha informado la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio en un comunicado, con motivo de la visita del conseller Miquel Mir este martes a la finca pública.

La actuaciones se han llevado a cabo con motivo del vigésimo aniversario de la declaración como espacio natural protegido, con la categoría de Monumento Natural, de este fenómeno hidrogeológico conocido como Ses Fonts Ufanes.

Mir ha destacado que Ses Fonts Ufanes «son uno de los fenómenos más singulares del Paratge Natural de la Serra de Tramuntana».

Su origen es la lluvia que cae en el macizo del monte Tomir y alrededores, que se infiltra en el subsuelo y se acumula en un acuífero por debajo del cual hay materiales poco permeables. Cuando las lluvias son intensas y continuas, la capacidad del acuífero se ve sobrepasada, y el agua se abre camino hacia la superficie, brotando a través de las surgencias que hay en la parte baja de la finca de Gabellí Petit.

El agua ha brotado en 76 ocasiones estos 20 años y durante un total de 649 días, según los datos de la dirección general de Recursos Hídricos.

El conseller ha destacado que los valores ambientales de la finca pública de Gabellí Petit van más allá del fenómeno puntual de ses Fonts Ufanes y ha invitado a la ciudadanía a conocerla.

Mir ha visitado el Centro de interpretación de ses Ufanes que, desde este año tiene placas fotovoltaicas. También ha visitado la barraca de carbonero que ha sido reconstruida recientemente gracias a la colaboración entre el Paraje Natural de la Serra de Tramuntana, la Agencia Balear del Agua, el departamento de Gestión Forestal del Ibanat y el Departamento de Medio ambiente del Consell de Mallorca.

El conseller ha destacado estas dos mejoras como «un ejemplo de como las fincas públicas se adaptan a los nuevos tiempos a la vez que son un escenario incomparable para resaltar el patrimonio cultural y etnológico de esta tierra».