La banda, tocando la Alborada en Pollença. | Redacción Part Forana

1

Arranca la Festa de la Patrona de Pollença con la música de la Alborada marcada por la pandemia. A las seis de la mañana, una hora más tarde de lo que es costumbre debido a la prohibición de las reuniones entre no convivientes, ha sonado por primera vez la Alborada en las calles de Pollença.

Por segundo año consecutivo, no habrá el tradicional simulacro de la batalla entre moros y cristianos pero una exposición de los vestidos tradicionales de ambos bandos viste las calles del recorrido.

Sí se celebrará el oficio en la parroquia de Nostra senyora dels Angels donde bailarán los cossiers durante la ofrenda cerca de las 11.30. A continuación bailarán a puerta cerrada y con aforo limitado en Sant Domingo y en el patio del Ajuntament.

A las 20.00, la entrega de las distinciones de la Patrona 2021 pondrá el broche a la fiesta.