Unos quince arqueólogos y estudiantes han trabajado estas tres semanas en el yacimiento, cifra inferior a lo habitual por la pandemia. | Gori Vicens

3

Después de un verano, el pasado, sin excavaciones por la pandemia en el poblado prehistórico de los Closos de Can Gaià (Portocolom), durante las últimas tres semanas los arqueólogos y estudiantes las han retomado, centrando los trabajos en la llamada Naveta II, siendo muy fructífero en cuanto a material encontrado y que será analizado próximamente. Para los arqueólogos participantes «ha sido una de las campañas más hallazgos».

El codirector de las excavaciones, Bartomeu Salvà, ha explicado que dentro de esta naveta    han encontrado «una área de gestión y consumo de alimentos, con una zona para fuego, diversos molinos de piedra, trozos de cerámica que se podrán recomponer y restos de animal consumidos. Todo este material abre prometedoras líneas de investigación para poder estudiar un momento de convivencia entre comunidades pertenecientes a dos culturas diferentes que presentaban maneras de vivir muy diferentes y para mejorar la comprensión del inicio de la cultura talayótica».

Hoy finaliza la campaña, la 26, de excavaciones. Para el día 21 de agosto han preparado una jornada de puertas abiertas para que toda la ciudadanía pueda conocer las excavaciones.