Los Cossiers danzaron en el patio de la escuela y en el campo de fútbol con los asistentes sentados y con mascarilla. | Joan Socies

1

Los Cossiers de Algaida volvieron a bailar después de más de un año sin interpretar sus danzas a causa de la pandemia. Este sábado, el patio de la escuela y el campo de fútbol fueron los dos escenarios de un singular y extraño Quadrat. Hubo Cossiers pero no hubo fiesta.

Hace unos días, tras conocer la nueva normativa sanitaria, se decidió optar por esta opción para que los Cossiers pudieran ofrecer sus bailes al pueblo. Los vecinos debían recoger las entradas para acceder al recinto. Allí tuvieron que permanecer sentados y con la mascarilla puesta durante los poco más de 30 minutos que duró el espectáculo. El aforo fue de 300 personas en cada uno de los espacios.

Entre el público, la sensación era extraña. Esperar a los danzantes sentados con el rotle ya hecho no terminó de gustar a nadie. Pero la música de las xeremies y el flabiol animó a los asistentes, que recibieron a los Cossiers entre aplausos. En la jornada de ayer, revetla de Sant Jaume, los Cossiers fueron Xesc Cerdà, Xesc Barceló, Pep Pou, Biel Bibiloni, Pere Mindona, Ricard Echevarria y Elionor Serra (Dama) y Mateu Javier (dimoni). La música fue interpretada, un año más por los hermanos Mulet,Mateu y Alexandre y Mireia Oliver.

Agridulce

Los danzantes interpretaron todos los bailes que conservan. Así, y en poco más de media hora, habían finalizado sus bailes. El Dimoni, otros años figura juguetona y burlesca con el público y, especialmente con los niños, este año se tuvo que contener.

Al final, fue un formato que no gustó a nadie, ni a espectadores ni a danzantes, pero que, como mínimo, sirvió para alegrar el corazón y alimentar el sentimiento que desprenden los Cossiers entre los vecinos de Algaida.

Algaida
Los danzantes interpretaron todos los bailes de su repertorio.

Los mismo danzantes señalaron que «nos sentimos raros. Al caminar por la calles vacías entre la escuela y el campo de fútbol no podíamos concebir que estamos en las fiestas que hoy –por este sábado– es la revetla de Sant Jaume». En definitiva, el sabor fue agridulce.

Hoy a las 11.00 horas, el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, presidirá la misa solemne en honor a Sant Jaume. El aforo, obviamente, también será limitado. Se prevé que los Cossiers puedan bailar L’Oferta.