Momento de la visita al monasterio de Bellpuig. | J. Socies

2

Después de unos años paralizadas, el Consell de Mallorca ha retomado las tareas de rehabilitación del monasterio de Bellpuig de Artà, construido en 1240. La intención de la institución insular es la de acometer los trabajos de consolidación y rehabilitación más urgentes y a la vez preparar otra intervención arqueológica y el plan de usos del espacio. De momento el proyecto de intervención del artista Miquel Barceló en el monasterio está aparcado. Pero se le sigue mirando de reojo.

En la mañana de ayer la presidenta del Consell, Catalina Cladera, y la vicepresidenta y consellera de Cultura i Patrimoni, Bel Busquets, se desplazaron hasta Artà para dar a conocer las intenciones de la institución insular al alcalde del municipio, Manolo Galán (PSOE). En una reunión previa a la vista a Bellpuig, el Consell reafirmó su compromiso con la rehabilitación, la investigación en torno al monasterio y los restos arqueológicos y ofrecieron colaboración al Ayuntamiento para la elaboración de un plan de usos, una vez el conjunto patrimonial esté completamente rehabilitado.

En estos momentos, la brigada de Patrimoni trabaja en la consolidación del conjunto. Para ello se cuenta con el apoyo de personas del programa SOIB Reactiva. Las tareas han de servir para reforzar los muros de las edificaciones existente entorno a la iglesia, para después poder cubrirlas con las tejas correspondientes. De esta manera se podrá evitar el constante deterioro de este antiguo priorato.

El alcalde Galán señaló que «a pesar de las dificultades existentes, tenemos que constatar que se está haciendo camino y estamos contentos. Es importante ver cómo se desarrolla el proyecto y darlo a conocer a toda la ciudadanía porque forma parte de nuestro patrimonio», añadió.

Por su parte, Catalina Cladera indicó que «hemos venido a Artà para reafirmar nuestro compromiso con el proyecto de Bellpuig y con la conservación de este elemento patrimonial tan emblemático para el municipio. Ahora ya estamos trabajando en la rehabilitación de las casas y haremos una segunda fase para terminar de cerrarlas y pronto comenzará un proyecto de intervención arqueológica». «A la vez –señaló Cladera– sin dejar de trabajar en el plan de usos que debe regular el funcionamiento y dar continuidad al proyecto de Bellpuig».

En esta primera acometida se prevé que se trabaje durante unos meses más en el conjunto y después poder emprender los trabajos que han de servir para cubrir con tejado las dependencias. En estos momentos la dificultad de acceder con los materiales necesarios para la rehabilitación hasta los edificios ralentiza los trabajos.

Queda pendiente mejorar la vía de acceso hasta el monasterio

«Buscamos las vías adecuadas para que el acceso a Bellpuig esté garantizado para la ciudadanía». Con estas palabras Catalina Cladera dejaba entrever que el acceso fácil hasta el monasterio es la gran cuestión pendiente de este proyecto. Este ha sido uno de los motivos de su paralización durante estos últimos años y aún no se ha resuelto. El departamento de Patrimoni del Consell de Mallorca sigue trabajando para poder contar con un acceso más idóneo hasta el recinto y que pueda facilitar las labores y los trabajos de más envergadura en el conjunto patrimonial. Por las conversaciones mantenidas entre los políticos durante la visita de ayer se desprende que hay distintas posibilidades abiertas y negociaciones con los propietarios de los terrenos adyacentes para alcanzar un acuerdo, o más bien una solución, que permita al Consell contar con un camino de acceso más apto que el actual.