Dos policías locales en el centro de Inca. | Redacción Part Forana

3

Uno de los problemas con los que se encuentran los municipios pequeños que reciben un gran número de visitantes es que no disponen de los agentes de policía necesarios para dar respuesta a tanta demanda. Por esta razón, algunos alcaldes solicitaron ayer a la consellera de Presidència del Govern, Mercedes Garrido, que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para equiparar las plantillas a la población flotante.

Escorca es uno de los municipios que se encuentra con esta situación. Por las ratios establecidas según la población, el municipio cuenta con pocos efectivos que no dan a basto a toda la demanda, sobre todo, durante los meses de verano. Deià, Fornalutx o Valldemossa son otros pueblos que se encuentran en la misma situación. Los alcaldes solicitan soluciones.

Por otra parte, el Govern también tiene en marcha un proceso para que los ayuntamientos puedan contratar policías de forma interina y poder aumentar así sus plantillas. De todas formas, este procedimiento es largo y los nuevos agentes no podrían empezar a prestar servicio hasta dentro de un año. Ante esta situación, el Ejecutivo balear ha impulsado la creación de agentes COVID que apoyarán las tareas de los policías.