Imagen del castillo de Son Mas, sede del Ajuntament d’Andratx, donde Ledesma ejercerá de interventor 'accidenta'. | Redacción Part Forana

21

El Ajuntament d’Andratx ha fichado como interventor municipal a Antonio Ledesma, exjefe de la Policía Local de Marratxí, procesado por presunta corrupción junto a quien fuera también jefe de la Policía Local de Calvià, José Antonio Navarro; los agentes Antonio de Santos Pérez, Miguel Pallicer Moreno y José Torres Escamilla, así como a los empresarios Juan Ferriol y Juan Miguel Luna. El juez Enrique Morell les imputa a todos ellos un total de nueve delitos, que incluyen el cohecho, la prevaricación, la extorsión, las amenazas, coacciones, tráfico de influencias, uso de información privilegiada, omisión del deber de perseguir delitos cometidos por funcionarios y tráfico de drogas.

Ledesma, que también ejerció de inspector en Andratx y Calvià antes de convertirse en jefe de la Policía Local de Marratxí, se convierte en interventor ‘accidental’ del Consistorio presidido por el alcalde Antoni Mir (PSOE) después de que la plaza hubiera quedado vacante y contar con el nivel funcionarial requerido para el cargo, retribuido con un salario mensual cercano a los 4.000 euros.

La de interventor de Ayuntamiento es una figura imprescindible en cualquier órgano de gobierno y administración municipal. Un profesional que se responsabiliza del control y fiscalización interna de la gestión económica y financiera, así como de la administración presupuestaria del Ejecutivo local.

Tras ser detenido en septiembre de 2014 en el marco de las operaciones que posteriormente desembocarían en el ‘caso Cursach’, Antonio Ledesma reconoció ante la Guardia Civil que, desde el año 2008 y hasta entonces, siendo jefe de la Policía de Marratxí y habiendo sido inspector en Andratx y Calvià, dirigía, junto a su homólogo en esta última localidad, José Antonio Navarro, una gestoría que cobraba de los bares y establecimientos de ocio nocturno de Punta Ballena, en Magaluf.

Antonio Ledesma.