El conseller de Desenvolupament Local, Jaume Alzamora.

5

El Servei de Caça i Pesca Fluvial del Consell de Mallorca ha interpuesto un total de 375 denuncias en los últimos cuatro años. De estas, en 329 ocasiones se ha abierto expediente sancionador y en 186 casos se ha multado. Ello ha servido para recaudar un total de 149.500 euros.

El conseller de Desenvolupament Local, Jaume Alzamora, indica que «nuestro objetivo no es la recaudación económica ni sancionar a gran escala. Lo que queremos y fomentamos es que la actividad de la caza se lleva dentro de los parámetros de la ley, de acuerdo con la gestión cinegética sostenible y respetando las decisiones que se toman en el Consell de Caça».

Del total de 186 expedientes que han dado lugar a sanción entre los años 2017 y 2020, hay 16 multas por infracciones muy graves, 77 calificadas como graves y 94 de leves.

La diferencia entre el número de expedientes sancionadores abiertos, 329, y las 186 sanciones finales se debe a que en la gran mayoría de casos la persona denunciada lo era por no llevar la documentación pertinente para la caza y después la aporta.

Alzamora señala que «las prácticas ilegales son y serán perseguidas, y lo vemos con los resultados y el trabajo del Servei de Caça en estos últimos años y con las 16 sanciones muy graves interpuestas que incrementan la labor contra el furtivismo».

Estos años se han recogido 149.500 euros con unas cifras que van de los 20.000 euros recaudados en 2018 a los 54.000 del 2017. El pasado año, 2020 fueron 45.000 euros.

Aumento del control y búsqueda en las redes sociales

El Servei de Caça incrementará la vigilancia de los vedados de caza y buscará publicaciones engañosas y fraudulentas o con indicios de infracción en las redes sociales, especialmente por lo que hace referencia a actividades con el boc balear.