Imagen de la playa de Magaluf.

10

No vamos a dejar pasar ni una. Este es a grosso modo el mensaje que el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez, y el conseller de Turisme del Govern, Iago Negueruela, transmitieron ayer a todos los representantes de las actividades empresariales que conforman el sector turístico del municipio, durante una reunión para abordar la desescalada a la espera de que Reino Unido abra sus fronteras a los turistas y pueda iniciarse la tan ansiada temporada.

Según fuentes del Consistorio calvianer presentes en la reunión, tanto el alcalde como el conseller coincidieron en señalar que, en estos momentos de desescalada, lo importante es aunar esfuerzos entre todos los sectores ya que será clave para la reactivación económica y turística, sobre todo en zonas como Palmanova y Magaluf, esencialmente dependientes del mercado británico.

En este sentido, Rodríguez y Negueruela reclaman un esfuerzo conjunto de todos los sectores y un compromiso de «control» en sus establecimientos durante estas semanas de desescalada. El objetivo es claro: no poner en riesgo la imagen del destino de Magaluf.

Un compromiso, por otra parte, que queda perfectamente explicado en el Decreto de Excesos aprobado por el Govern. Una normativa que ambos dirigentes advierten de que se aplicará de forma «estricta». «Es clave para no dar al traste con la temporada», añaden.

Por su parte, Iago Negueruela explicó durante la reunión que el proceso de desescalada y las medidas que se han ido tomando para llegar a la situación sanitaria actual controlada, «absolutamente imprescindible para llegar al verano como se ha llegado, con la comunidad autónoma más abierta que da a Balears la posición de destino seguro», aseguró el conseller, quien reiteró que las islas no se pueden permitir un paso atrás en la desescalada.

Asimismo, tanto Alfonso Rodríguez como el propio Negueruela recordaron ante el sector todo el paquete de ayudas puestas en marcha, tanto las municipales como las autonómicas, concretando que a partir del lunes ya se podrán solicitar las ayudas del Estado de 855 millones de euros, así como las mejoras urbanas que se están realizando y las que se llevarán a cabo para acompañar en la reconversión del destino.

A la salida de la reunión, Iago Negueruela calificó el tono del encuentro de «positivo», en el modo que permitió a los dirigentes «escuchar» al sector. El conseller abundó en la necesidad de un compromiso y esfuerzo «conjunto», al tiempo que volvió a recordar que la «desescalada ha de llevar a la recuperación económica». Por su parte, Alfonso Rodríguez incidió tras el encuentro con el sector turístico (hoteleros, restauradores, comerciantes y ocio nocturno) en las palabras del conseller y en el «objetivo común de recuperar la actividad» y garantizar los más pronto posible la «apertura del mercado británico».