Hoy la localidad es un punto de referencia turístico.

5

No han pasado más que cincuenta años desde que Jerónimo Fuster, alias ‘en Picafort’ junto con su esposa y cuatro hijos se establecieran en una humilde cabaña de pescadores a orillas de la bahía de Alcúdia. Años más tarde, el médico de Santa Margalida, Juan Garau, interesado por el sitio, adquirió la casa denominada Can Picafort para construir lo que sería la primera vivienda veraniega del lugar.

A principios del siglo XX le siguieron otras familias procedentes de Santa Margalida, Muro, Petra, sa Pobla o Inca, que se establecieron en la zona comprendida en el lugar denominado el Clot de s’Aigo Dolça.

También en el año 1910 se edificó una capilla dedicada a la Asunción de María, que fue usada como lugar de culto hasta 1958, cuando se inauguró la iglesia y casa parroquial en otra parte de la localidad ante el incremento de la población en la zona.

A comienzos de 1979, Can Picafort ya era un pequeño pueblo de doscientos habitantes, la mayoría pescadores, que gradualmente fueron transformándose en uno de los principales complejos turísticos de Mallorca.

La realidad de la zona en todos estos años ha cambiado mucho pasando de un nucleo pesquero a referente turístico. Así, según el Instituto Nacional de Estadísticas de España, a finales del año 2019 Can Picafort tenía un total de 7.967 habitantes censados, lo que representa el 61,48 por ciento de la población total del municipio de Santa Margalida.

El primer hotel

En el verano del año 1934 abría sus puertas y alojaba sus primeros clientes el Hotel Alomar, el primero y, durante muchos años, el único establecimiento hotelero de Can Picafort. Emprendió lo que entonces era una extraña aventura, construir un hotel el joven de Sineu, Francisco Alomar. Un pionero de la hostelería en Mallorca.

Pero el ‘boom’ hotelero de la zona llegó hace cincuenta años, cuando el Ayuntamiento de Santa Margalida daba permisos de construcción de hoteles un día sí y otro también.
Actualmente Can Picafort posee 13.438 plazas hoteleras y 3.483 viviendas vacacionales. La Asociación Hotelera de Can Picafort que tiene como presidente a Jaume Horrach y como gerente a Carmen Zierer, representa un total de 11.953 plazas distribuidas en 40 establecimientos, a estos hay que añadir 1585 plazas de hoteles no asociados.

Desde el año 2012 se han invertido 75 millones de euros en la renovación y reforma de la planta hotelera para la mejora de categoría y servicios hoteleros. Actualmente, debido a la pandemia, hay muy pocos hoteles abiertos, se espera, sin embargo, que durante este mes se abran la mayoría. Ilusión no les falta a los hoteleros.