Ilegal, pero selectivo. Del vertido contra la tapia del cementerio de Andratx llama la atención que, pese a la ilegalidad del hecho, los autores de este acto no son precisamente unos vándalos, puesto que han separado el cristal del plástico, envases, escombros y voluminosos. | Michel's

1

La tapia del cementerio de Andratx parece haberse convertido en un vertedero. Contra la pared de nichos que da al aparcamiento se acumulan decenas de botellas de cristal vacías, envases de todo tipo, sacas de escombros y voluminosos. Eso sí correctamente separados los residuos de un tipo y otro. Un grupo de vecinos estableció comunicación con este rotativo para denunciar la aparición de toda esta basura, al tiempo que lamentan la «falta de respeto» que supone llevar a cabo estas acciones en un lugar como es un cementerio. Además de afear el hecho de utilizar la tapia del cementerio a modo de punto verde de recogida selectiva de residuos, los denunciantes recuerdan que la acumulación de basura en el lugar se lleva produciendo desde hace semanas sin que ningún responsable del Ajuntament d’Andratx haya aparentemente tomado cartas en el asunto.

Ultima Hora se puso este martes en contacto con el regidor de Medio Ambiente, Llorenç Suau (PI), para conocer el parecer del Ayuntamiento. Suau reconoció no tener constancia del vertido, pero inmediatamente se desplazó hasta el cementerio a examinar la basura amontonada. Desde allí mismo señaló que no se trataba de un vertido «normal», puesto que todos materiales están seleccionados y separados.

El edil cree que la autoría podría corresponder a un grupo de personas que se dedica a limpiar de forma altruista márgenes de caminos. «Creo que lo han hecho con la mejor de las intenciones, pero tendrían que haberlo llevado al Punto Verde, donde hoy será todo trasladado por operarios municipales», admitió Suau.