La inauguración ha estado marcada por las protestas y el encontronazo entre manifestantes y alguna autoridad. | J. Socies

66

La autopista Campos-Llucmajor ha sido inaugurada este lunes a primera hora de la mañana en medio de protestas. En concreto, los manifestantes han recriminado que se estaba inaugurando en el punto del centro de interpretación del patrimonio; una patrimonio, que a su modo de ver, que ha sido «destrozado» La máxima autoridad que ha estado presente en la inauguración ha sido la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera. No obstante, no han asistido ni el conseller insular de Carreteres, Iván Sevillano, ni ningún representante de su partido, Podem, ni de Més ni del PI.

Los representantes de la Plataforma han leído un manifiesto y han intercambiado opiniones con la presidenta del Consell, Catalina Cladera. El momento más tenso se ha vivido cuando la alcaldesa de Campos, Xisca Porquer, se ha encarado a ellos para pedirles respeto. Ha habido momentos de tensión y algunos insultos.

La Plataforma Antiautopista ha afirmado durante su protesta que este lunes se inaugura «la autopista de la vergüenza» y «de las mentiras y la falta de transparencia». La plataforma ha acusado al Consell de Mallorca de mentir respecto a las dimensiones del proyecto, la siniestralidad de la vía para justificar la ampliación o la financiación de las obras -ya que «no ha llegado ni un euro del convenio de carreteras»-.

La plataforma sostiene que este proyecto supone «la destrucción del territorio y un modelo de crecimiento insostenible», que pone de manifiesto «la obsolescencia de un modelo de movilidad basado en el coche privado».

Noticias relacionadas

La entidad ha apuntado que los ocho kilómetros de autopista «han supuesto la destrucción de más de 54 hectáreas de suelo rústico de una zona agrícola bien conservada». Igualmente han denunciado el uso de escorias de la incineradora de Son Reus.

Por todo ello, la Plataforma ha asegurado que las obras de este trazado han sido «la autopista de la vergüenza para muchos políticos responsables que se esconden o quieren pasar página».

En este sentido, la plataforma, que desde el inicio calificó el proyecto de autopista, critica que en el Consell se refieran a él como «desdoblamiento o autovía», «cuando hoy mismo se hace patente que se trata de una autopista de seis carriles».

Igualmente, lamentan que la presidenta del Govern, Francina Armengol, «no ha querido nunca una reunión» con ellos y destacan que el conseller de Infraestructuras, Iván Sevillano (Podemos) intenta «esconderse».

«Cuando el cambio climático ya ha llegado, estas políticas no responden al reto que tenemos como sociedad», ha concluido la plataforma.

Defensores de la autopista

Cabe precisar que esta obra también tiene defensores, ya que desde hace décadas los municipios de la comarca del Migjorn la han reivindicado.

Esta disparidad de opiniones ha provocado mucha polémica, tanto que ha repercutido en la convocatoria de la inauguración. Así, los ayuntamientos de Llucmajor, Campos y Santanyí recibieron la convocatoria a última hora del viernes.