Los investigadores de la UIB presentando el proyecto.

1

La Universidad de las Islas Baleares (UIB) ha comenzado la prueba piloto que se llevará a cabo en Cala Millor para estudiar la viabilidad de implantar el protocolo sanitario SEQR para el movimiento de pasajeros de manera segura, según las necesidades actuales motivadas por la pandemia.

La institución universitaria ha informado en un comunicado que los investigadores han impartido una jornada de formación en el uso de la tecnología ShareEQR, desarrollada y patentada en la UIB que utilizarán para llevar a cabo el estudio.

Asimismo, se han reunido con los responsables de los establecimientos que participarán en esta prueba piloto, que se alargará hasta noviembre de 2021.

Los investigadores han explicado el funcionamiento de la tecnología ShareEQR, que permite transferir información de manera autenticada y segura entre una fuente y un destino sin necesidad de ningún tipo de infraestructura de comunicación y conexión digital entre sí.

ShareEQR se basa en imágenes QR para establecer un sistema sólido de comunicación entre las entidades implicadas en el control de la movilidad y permite crear un marco de rastreo, respetando la privacidad de los datos para conseguir la máxima protección de la población.

Los usuarios no tienen que descargar ninguna aplicación específica, sino que solamente deberían obtener la imagen EQR que emitirían las entidades certificadoras de la información contenida.

La información se introduce en el formulario de origen y, como resultado, se genera la imagen EQR que quedaría a disposición del ciudadano final, y se le podría facilitar a través del correo electrónico o de un mensaje SMS, si fuera necesario.

La información encriptada contenida en la imagen EQR quedaría protegida en todo el proceso de transferencia. El proceso de validación sobre el terreno lo haría el agente autorizado utilizando una aplicación lectora autorizada capaz de obtener la información protegida.

La propuesta de corredor se basa en la tecnología ShareEQR y las imágenes EQR para hacer posible tanto la acreditación para la entrada permitida a un destino, como facilitar el rastreo de contactos durante el tiempo de estancia.

Además, el sistema también permite la acreditación de salida de no haber sido relacionado con ningún brote detectado durante la estancia.

La información encriptada y contenida en la imagen EQR se genera y se acredita mediante las entidades autorizadas en el lugar de origen del viajero.

La imagen EQR se convierte en una traza digital que puede ser validada en diferentes momentos durante el trayecto: a la entrada del aeropuerto o puerto, a la entrada del avión o barco, y la llegada al destino.

De este modo se puede tener una trazabilidad del viaje y del momento de entrada al lugar de llegada. Este mecanismo permite, además de contribuir al rastreo de contactos si se detecta un contagio durante el trayecto, establecer un mecanismo ágil para determinar la entrada permitida en el lugar: origen acreditado, vacunación acreditada, test acreditado.

En el destino, la información encriptada registra a los servicios de emergencia de la comunidad con el objetivo de poder ser consultada en caso de ser requerido por el protocolo de seguimiento de contactos establecido en las Islas Baleares, lo que mejora la capacidad de rastreo de este protocolo.

El mismo EQR se puede usar para dejar constancia de la presencia del viajero en un establecimiento de ocio, para autorizar la entrada en ciertos eventos o para regular la cabida de gente mediante lectores rápidos electrónicos.

El estudio se alargará hasta noviembre de 2021, en colaboración con la Dirección General de Emergencias e Interior, el Consorcio de Turismo de Son Servera y Sant Llorenç y la empresa Biolínea como laboratorio de acreditación. Esta iniciativa tiene el apoyo de la Eurorregión, en concreto, del Fondo de Ayuda Covidien-19.