Los personajes infantiles han sido este año los encargados de depositar las coronas en el Monument. | I. CABRER

0

Por segundo año consecutivo este martes Sóller no celebró el simulacro del Firó, que en condiciones normales hubiera culminado el programa de la Fira. El mal tiempo obligó además a retrasar el homenaje que se realiza en el monumento del 11 de Mayo de 1561, acto al que tradicionalmente acuden los personajes históricos y Valentes Dones.

En esta ocasión solo los personajes infantiles debían acudir a esta celebración, que consiste en depositar una corona en el estanque del monumento en recuerdo de los fallecidos durante el ataque corsario del siglo XVI, mientras suena la Jota de Can Tamany.

Finalmente la pequeña celebración se llevó a cabo a media tarde, con asistencia de las autoridades municipales. Este pequeño reconocimiento normalmente suele ir seguido de una Misa de campaña en Can Tamany, casa que fue de las hermanas Casasnovas, las Valentes Dones históricas. Esta ceremonia religiosa también fue anulada. El día del Firó coincidió ayer con el final del estado de alarma. Muchos sollerics vistieron con el traje payés e incluso se dejó ver algún que otro ‘moro’, pero las celebraciones fueron privadas o como mucho en las terrazas de algunos bares. Por la noche el colectivo de Moros ofreció un pequeño fin de fiesta pirotécnico.

La barra de Can Tamany estuvo también presente este año.