El Consell ha declarado el proyecto hotelero de Branson en Son Valentí de interés general. Como condición, el magnate deberá preservar la tipología arquitectónica agraria propia de la Serra de Tramuntana, como ya ha hecho en la vecina finca de Son Bunyola.

0

Tras cinco años de trámites administrativos y el pronunciamiento favorable de una decena de comisiones y organismo públicos, el departamento de Territori del Consell de Mallorca ha concedido el interés general al proyecto de Richard Branson en la possessió de Son Valentí, en el término municipal de Banyalbufar. Con el ‘okey’ del Consell, el magnate británico está en condiciones de solicitar licencia municipal para la rehabilitación del predio, pocos meses después de obtener el permiso del Ayuntamiento para iniciar las obras de transformación también de la finca vecina de Son Bunyola en establecimiento hotelero de lujo.

El departamento de Territori del Consell de Mallorca ha declarado el segundo proyecto hotelero de Branson en Banyalbufar de interés general con la condición de que el mediático empresario preserve los bancales y las parets seques existentes e incorpore esta técnica arquitectónica agraria en las obras que lleve a cabo. Asimismo, también se le exige la estabilización de los taludes de excavación mediante muros de contención o los mencionados bancales, además de respetar al máximo el actual conjunto forestal. El proyecto del fundador del grupo Virgin para Son Valentí, declarado tiempo atrás Bien de Interés Cultural (BIC), contempla la transformación de la possessió, situada a medio camino de las faldas de la Serra de Tramuntana y los acantilados que se desploman sobre el Mediterráneo, en un hotel rural de 34 plazas repartidas en 17 habitaciones. La finca cuenta con una superficie total de 464.560 metros cuadrados (afectados parcialmente por la declaración de Lugar de Interés Comunitario del Port des Canonge), de las cuales las casas, el futuro establecimiento hotelero, ocupa 2.638.

La construcción primigenia de Son Valentí data del siglo XV, aunque cuenta con una torre de defensa de la época medieval cristiana óptimamente conservada. Como es habitual en la mayoría de possessions de la Serra, también cuenta con una vieja tafona (almazara) y las tradicionales cocheras y casa independiente de los antiguos amos de la finca. Además de los establos a los que el nuevo proyecto podrá dar un nuevo uso.

La conscesión del interés general por parte del Consell llega siete meses después de que la Comisión Balear de Medio Ambiente informase de manera favorable sobre el proyecto impulsado por el magnate.

Richard Branson, al que el Consell ha dado el 'okey' a su proyecto.