Acusan al alcalde de ordenar la captura y sacrificio de mininos mientras tramita el reglamento de colonias felinas.

34

Los amigos de los gatos callejeros han declarado la 'guerra' al Ajuntament de Bunyola. La Associació Protectora de Moixos, Moixons i Moixonies de Bunyola acusa al alcalde Andreu Bujosa (EOB) y a la concejala Sandra Llop (PSOE) de haber ordenado a Natura Park dar caza y muerte a los gatos pertenecientes a las colonias ferales del municipio. Felinos, según la asociación, esterilizados mediante el método CER (captura, esterilización y retorno del minino al medio) implantado en Bunyola en 2016 tras la firma de un convenio con Baldea y ratificado en la ordenanza municipal de octubre de 2020 sobre bienestar y tenencia responsable de animales en el entorno urbano.

Desde el citado colectivo animalista, el pasado mes de febrero, de forma unilateral y sin previo aviso, el alcalde comunicó a la asociación que debía desistir de todas las actividades de alimentación, esterilización y asistencia veterinaria a los gatos callejeros, desmantelar sus refugios y suspender el programa CER, puesto que hasta que no se apruebe el reglamento de colonias ferales (tramitación que se puede demorar unos tres meses) no se puede hacer nada con los felinos, les dijo Bujosa. Tras esta advertencia, representantes de Moixos, Moixons i Moixonies se reunieron con Bujosa y Llop. Reunión a la que también asistió el abogado de la protectora, el letrado especializado en la defensa de los animales Francisco Capacete.

Durante el encuentro sólo se llegó a un acuerdo: que mientras se tramitara el nuevo reglamento no se llevaría ninguna actuación contra el bienestar de los mininos. Una entente que, según la asociación, el ayuntamiento sólo respetó durante unos días. «No tardaron ni dos semanas en traicionar el acuerdo y nuestra confianza, dando aviso a Natura Park para que capturaran gatos ferales. Que un ayuntamiento se gaste el dinero de los contribuyentes en esterilizar gatos y ahora gaste más en contratar a Natura Park para que sacrifique a esos mismos gatos es un despilfarro y un sinsentido», aseguran desde Moixos, Moixons i Moixonies. También recuerdan que en 2015 el ayuntamiento declaró Bunyola municipio amigo de los animales y contrario a cualquier tipo de violencia contra ellos.