En el pasado puente por el uno de marzo hubo una aglomeración de autocaravanas en la zona del aparcamiento que generó quejas vecinales. | Cap Vermell

21

El uso masivo y descontrolado del aparcamiento de Cala Agulla por parte de las autocaravanas, sobretodo durante los fines de semana, ha obligado a tomar medidas. El Ajuntament de Capdepera y la propiedad privada del párking han acordado cerrar el perimetro para garantizar la protección de este espacio natural y evitar que estos vehículos acampen a sus anchas desplegando utensilios como mesas, sillas o toldos.

Desde hace muchos años las caravanas han utilizado el párking de Cala Agulla como zona de acampada pero a raíz de la pandemia estas últimas semanas se ha detectado un fuerte incremento de esta práctica en la zona, que ha sido denunciado por algunos vecinos en redes sociales. En el último puente del mes de marzo, el pasado fin de semana, hubo una ocupación masiva de gente con las consecuencias que ello supone. Y es que hay que tener en cuenta que este aparcamiento se encuentra en una zona protegida.

El alcalde de Capdepera, Rafel Fernández, explicó a este periódico los pasos que se han llevado a cabo. «Mantuvimos contacto con el propietario del aparcamiento y se ha optado por vallar con reja una parte de la zona, limitando la entrada, con el objetivo de evitar las aglomeraciones. Estará controlado el acceso al menos hasta el verano y posteriormente se podría abrir estableciendo algún tipo de control».

Desde el Ajuntament aseguran que esta decisión se ha tomado «para garantizar la sostenibilidad y el control en este paraje natural».

Denuncia

Las caravanas podrán acceder al aparcamiento de Cala Agulla pero solo como cualquier otro vehículo para estacionar pero no podrán sacar el mobiliario de acampada.
Según publica la revista digital Cap Vermell, un grupo de vecinos ha decidido denunciar ante la Conselleria de Medi Ambient el mal uso y la suciedad generada por la gran afluencia de caravanas en este espacio protegido.