Los operarios trabajan estos días en la carretera de sa Calobra. | Fernando Fernández

2

El área de Carreteres del Consell está desplegando 300 metros cuadrados de malla de triple torsión sobre un talud de la carretera de sa Calobra, con el fin de prevenir el desprendimiento de rocas de la montaña y evitar que puedan caer sobre la calzada.

Los trabajos que se realizan actualmente, que tienen un coste de 8.000 euros, y son la continuación de una serie de actuaciones iniciadas en 2019. Entonces se instalaron unos 1.500 metros de malla de triple torsión sobre cinco taludes.

Más seguridad

El objetivo de estas actuaciones es mejorar la seguridad de la vía, ante posibles desprendimientos de rocas, de modo preventivo. «La malla de triple torsión quedará integrada en el entorno, así como las dispuestas en 2019», explican desde el área de Carreteres.

Paralelamente se está llevando a cabo el mantenimiento de las pantallas dinámicas existentes, que consisten en las mallas que retienen en el pie de talud las rocas y otros restos de desprendimientos que han ido cayendo. Estas pantallas se van revisando y adecuando el nivel, a la vez que se van vaciando de rocas con el fin de evitar que la funcionalidad de la pantalla se vea mermada. «Se trabaja de una forma preventiva, evitando que las rocas pudieran impactar sobre la calzada, o aún peor, sobre los usuarios de la vía», apunta Carreteres.

Las mallas de contención están presentes en distintos puntos a lo largo de las carreteras que atraviesan la Serra, como la carretera de Banyalbufar, o la que baja hasta Formentor, donde el pasado mes de abril hubo un importante desprendimiento debido a las fuertes lluvias. A principios de septiembre de 2020, también se produjeron numerosos desprendimientos de rocas en carreteras debido a la DANA que azotó la Isla.