La retirada de los árboles de la especie Melia azedarach se produjo entre el lunes y el martes.

12

Los partidos de la oposición de Alaró (Més y PSOE) han criticado la tala de los treinta árboles del Camí de ses Barreres que el Ajuntament cortó entre ayer y el lunes «con el objetivo de perseguir la seguridad de peatones, vecinos y todo aquel que pase por este espacio», según el alcalde Llorenç Perelló (PP).

La portavoz de Més per Alaró, Aina Sastre, considera que «en esta actuación no se ha contado con la firma de un un técnico cualificado, tan solo de un informe previo de un jardinero procedente de la Associació Balear de l’Arbre». Sastre tilda de «incomprensible la tala de los árboles sin informe técnico, incluso cuando en el previo se recomendaba no talar, y sí observar, diez de los treinta plantados».

Por su parte, Aina Munar (PSOE) manifiesta que «ya advertimos al equipo de gobierno que el mantenimiento no era correcto» y añade que «la poda de otoño fue muy severa y ha debilitado los árboles aún más. Según los expertos, con un buen tratamiento se podrían salvar. Esta situación se debe a la falta de previsión municipal».El alcalde recuerda que «en tres años ha caído un árbol entero y se ha desplomado una rama. El ayuntamiento tuvo que sufragar los gastos de un vehículo dañado». La conclusión del informe «que se ha hecho desde la Associació Balear de l’Arbre por indicación de la Conselleria d’Agricultura dice que lo más sensato sería una tala porque los árboles tienen raíces podridas y otras deficiencias. Se sugiere un cambio de especie por otra de porte más pequeño, que es lo que haremos». Los árboles presentaban fisuras, hongos y troncos vacios.