Imagen de la Torre des Verger, en el término municipal de Banyalbufar. | Redacción Part Forana

7

A la espera de que concluyan las obras de rehabilitación que se vienen ejecutando y, prevesiblemente, el próximo verano pueda reabrirse al público, el departamento de Cultura i Patrimoni del Consell de Mallorca ha iniciado los trámites para extender la protección de la Torre des Verger al entorno que la rodea. Esto son 13 hectáreas en las que, cocluido el proceso administrativo, quedarán afectadas por la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) otorgada a la fortificación.

El expediente de modificación del BIC lleva parejo la suspensión en la zona de la tramitación de las licencias municipales de parcelación, edificación o derribo. La medida también alcanza a los efectos que puedan imprimir sobre este entorno las licencias urbanísticas ya concedidas. A partir de ahora, cualquier piedra que se mueva en las 13 hectáreas protegidas deberá contar con el plácet de la comisión insular de Patrimoni Històric.

La ampliación del ámbito de afectación de la declaración BIC hacia el entorno de la torre busca una protección física del monumento, la cual va desde los aspectos constructivos o estructurales, hasta a aquellos de índole más estética. También persigue la preservación visual de la torre misma, como de la torre con el mar y otras atalayas próximas. Así, dentro de las 13 hectáreas no podrán instalarse elementos que perturben la visualización del BIC o llevarse a cabo acciones que distorsionen su contemplación. Ello abarca desde cuestiones formales de geometría y volumetría, hasta superficiales como cromatismo o acabados.