Imagen de una de las zonas cerradas con grandes rocas en Son Bielò, con sa Ràpita al fondo. | Pedro Aguiló Mora

117

El Ajuntament de Llucmajor y Demarcación de Costas han acordado bloquear el paso de los vehículos a motor al litoral de s’Estanyol y Son Bieló, con el objetivo principal de evitar así el estacionamiento de autocaravanas y furgonetas cámper sobre el dominio público marítimo–terrestre. Para ello, el consistorio presidido por el alcalde Eric Jareño (PP), ha procedido en las últimas semanas a colocar rocas de grandes dimensiones en el acceso a determinadas zonas de la costa en las que de forma habitual se instalaban, algunas durante días, las mencionadas ‘viviendas rodantes’. De esta forma, se impide el acceso de estos vehículos, pero sin interferir el paso de peatones y bicicletas.

Además de los accesos bloqueados en s’Estanyol y Son Bieló, el ayuntamiento también ha colocado rocas de las mismas características en una parte del camino de s’Estalella situado junto al puerto deportivo de s’Estanyol y en una zona de Cala Pi, donde, desde hace años, se instalan autocaravanas de forma indebida.

Para compensar de alguna manera estas restricciones, El Ajuntament de Llucmajor trabaja en la habilitación de un zona de aparcamientos para este tipo de vehículos en s’Arenal, aunque desde la mencionada Administración local advierten de que, en ningún caso, se tratará de una zona de acampada. La decisión del ayuntamiento llucmajorer y de Demarcación de Costas de bloquear el acceso al litoral de s’Estanyol, Son Bieló y Cala Pi a autocaravanas y furgonetas cámper atiende a las repetidas quejas de los vecinos de las mencionadas poblaciones. En declaraciones a este diario, Jareño apela al malestar vecinal frente a una práctica que desde hace años se viene dando en lugares en los que está prohibido el acceso de vehículos a motor y añade que, «en algunos casos, no es que viniera una caravana y pernoctara una noche, sino que había gente que durante días montaba el camping, una práctica ilegal».

En el vecino núcleo de sa Ràpita, ya en el término municipal de Campos, la alcaldesa Francisca Porquer (PP) actuó de igual modo el verano pasado y durante el próximo extremará más si cabe las medidas adoptadas.