Si bien la nueva red de autobuses se puso en marcha ayer, todo apunta que la actividad habitual se podrá activará a partir de la semana que viene. Así ayer se vieron muy pocos usuarios en Manacor e Inca. La estación intermodal de Palma fue la más concurrida de ciudadanos. | T. Ayuga

21

La red de transporte público por carretera inició este viernes una nueva andadura con flotas de autobuses completamente renovadas, más frecuencias y un nuevo sistema de pago no exento de polémica.

En la estación intermodal de Palma, los informadores del TIB resolvían ayer por la mañana las dudas de los usuarios, aunque la gran mayoría ya conocía el nuevo servicio.

Pese a ello, la afluencia de pasajeros fue menor a lo habitual al ser día festivo. Así, en la parada de Llevant de Inca, frente al campo del Constància, los nuevos autobuses llegaron con extrema puntualidad durante la mañana, aunque prácticamente vacíos y sin pasajeros que recoger. Las cuatro marquesinas instaladas en este punto contaban con los nuevos horarios ya actualizados. La parada de Llevant se considera el ‘hub’ de las líneas que se dirigen hacia la Serra de Tramuntana.

La base de autobuses anexa a la estación del tren en Inca se encuentra en obras pero funcionó con normalidad durante la primera jornada de estreno.

Llevant

En Manacor, también se dio una situación similar a la de Inca. La nueva flota que regenta la concesionaria Sagales-Caldentey circuló con total normalidad aunque los vehículos iban casi vacíos. El segundo trayecto de ayer de la nueva línea Cala Millor Sud - Palma (una de las troncales de la zona de Llevant) solo transportaba un único pasajero. Su conductor, Toni Carriqui, aseguró que la actividad funcionaba con normalidad pese a los pocos usuarios. Precisamente esta línea ha incrementado en más de un 50 % el servicio y conectará Cala Millor, Manacor, Vilafranca y Palma con 15 frecuencias diarias.

La principal novedad son los horarios, ya que los últimos trayectos serán a las diez de la noche. En esta zona destaca también que los municipios de Capdepera, Son Servera y Sant Llorenç tendrán servicio de transporte público cada hora.

Por otra parte, la línea troncal del Migjorn (la 501) conecta Manacor, Felanitx, Campos, Llucmajor y Palma. Esta es la primera vez que se ofrece una conexión directa entre Llucmajor, Felanitx y Manacor.

En la zona norte de la Isla también la actividad fue más bien escasa. En esta zona la concesionaria Grupo Ruiz cuenta con 73 nuevos buses de gas natural, además de otros 9 eléctricos. También la línea que cubre Palma con Sóller cuenta ya con un servicio cada 30 minutos, así como las líneas de Platja de Muro y Pollença que ha pasado de 10 a 14 frecuencias diarias. En la zona Ponent, la concesionaria Moventis, ha incrementado también frecuencias. La de ayer fue pues una jornada de ‘tránsito’ hacia una mayor conectividad entre pueblos.