El primera línea ha amanecido inundada por el fuerte oleaje y también llena de objetos y restos arrastrados por el mar. | Michel's

15

El temporal marítimo que acompaña a la borrasca invernal Bella ha barrido la primera línea de Andratx. El puerto ha amanecido este lunes cubierto de objetos y restos arrastrados por la fuerza del mar, donde se han registrado olas de hasta seis metros.

El fuerte viento sigue azotando Mallorca después de una madrugada de intensas rachas y las zonas costeras sufren especialmente el impacto de Bella. En el Port d'Andratx, el paseo se ha visto afectado por la presencia de troncos y multitud de restos, y también inundado por el fuerte oleaje.

Y así, la avenida Gabriel Roca y Garcías permanece cerrada al tráfico y controlado por la Policía Local, que desvía el tráfico por la calle Antoni Calafat.

La fuerza del agua ha roto cinco bancos de piedra situados en el paseo y ha arrastrado piedras y arena que los equipos de limpieza han retirado.

Además, un barco se ha visto afectado por la mala mar, se han roto sus amarras y se encuentra a la deriva.

Noticias relacionadas

También se está trabajando en la retirada de tres troncos de árboles que se encuentran en el agua para que no ocasione daños a las embarcaciones del puerto.

La Aemet prevé que a lo largo de la mañana de este lunes también lleguen precipitaciones y que el viento tienda a aflojar por la tarde, aunque Bella nos seguirá acompañando hasta final de año.

Cabe señalar que el litoral de todas las islas del archipiélago está en alerta naranja, a excepción del noreste de Mallorca donde hay aviso amarillo, por olas de 4 a 5 metros de altura provocadas por vientos de fuerza 8 de componentes oeste y suroeste. Según ha advertido la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), puntualmente pueden generarse olas que alcancen entre 8 y 9 metros de altura.

Esta situación se mantendrá, previsiblemente, hasta las 14 horas, cuando el viento amainará a fuerza 7 y las olas serán de entre 3 y 4 metros de altura, que es la situación que ya se registra en la costa noreste de Mallorca. El interior de todas las islas está en alerta amarilla por el riesgo de los vientos de oeste-suroeste de hasta 80 kilómetros por hora.

El temporal ha obligado a cerrar este lunes el puerto de la Savina, en Formentera. Asimismo, también ha permanecido cerrado hasta mediodía el muelle comercial Ro-Ro del puerto de Ibiza, por seguridad marítima, aunque no ha afectado al tráfico de pasajeros.