Reivindicativos. La actividad y reivindicaciones del Gremi de Margers ha sido clave para que la reconstrucción de distintos ‘marges’ y taludes de la Serra de Tramuntana se haya ejecutado de forma correcta, respetando las técnicas tradicionales de un arte constructivo que se remonta siglos atras. | Efe

10

El Consell de Mallorca aumentará el control en la protección del patrimonio de la Ruta de la Pedra en Sec. Así, cualquier obra pública, tanto ejecutada por la institución insular como por las administraciones locales en los municipios por los que discurre la ruta, deberán contar con la supervisión de un maestro artesano en paret seca.

Según fuentes del gabinete de la presidenta Catalina Cladera, durante la reunión mantenida la semana pasada con representantes del Gremi de Margers de Mallorca, Cladera comunicó a estos la voluntad de poner en valor el papel de estos profesionales, con los que se quiere seguir trabajando para preservar el patrimonio insular.

En opinión de la presidenta, los margers han de ser garantes del mantenimiento del patrimonio de pedra en sec y de que las nuevas construcciones mediante esta técnica, sobre todo en la Serra de Tramuntana, se ajusten a la tradición constructiva.

Por todo ello, el Consell de Mallorca incluirá a partir de ahora una nueva cláusula en las convocatorias de subvenciones de inversión municipal que incluyan obras y proyectos, total o parcialmente, de pedra en sec.

Esta cláusula contempla la obligatoriedad de certificar que los trabajos se han realizado bajo la supervisión de un maestro artesano en paret seca y garantizar así que la construcción se ajusta a los parámetros de esta técnica tradicional. Eso significa que la mencionada certificación deberá incluirse en el expediente del proyecto como requisito indispensable.

Por otra parte, cabe recordar que pronto hará un año que, coincidiendo con la inauguración en Lluc del primer mirador de pedra en sec reconstruido con la técnica tradicional, Catalina Cladera se comprometió a crear una escuela profesional de margers, dando así respuesta a una reivindicación iniciada hace una década tras la desaparición de la vieja Escola de Margers del Consell.

Desde el Gremi de Margers de Mallorca recuerdan que la escuela desapareció porque el SOIB promovió cursos que conducían a una titulación profesional que no existía en su caso, de ahí que cuando se constituyó el gremio en 2016, el reconocimiento de la cualificación profesional fuera su primera lucha. De esta manera, ahora se trabaja en la creación de una escuela profesional que permita formar especialistas en este oficio ancestral que utiliza la técnica de la pedra en sec.

Desde la dirección general de Formació Professional i Ensenyaments Artístics Superiors señalan que, una vez superada toda la tramitación, el Institut de Qualificacions Professionals instará al Gobierno para que publique en el BOE el acuerdo que permita lanzar una convocatoria para que los margers obtengan el certificado de cualificación profesional. Indispensable para establecer un currículum propio dentro de la formación profesional.