Agentes de la Policía Local y la Policía Nacional ya han empezado a realizar controles en las rotondas de acceso a la ciudad de Manacor. | M. À. Cañellas

31

La ciudad de Manacor ya está confinada. Desde las doce de esta medianoche, casi 30.000 vecinos no pueden salir del cierre perimetral sin una causa justificada, como medida para frenar el aumento de casos de coronavirus en la zona.

Para limitar esta movilidad, agentes de la Policía Local y la Policía Nacional empezaron, desde la madrugada de este miércoles, a realizar controles en las rotondas de acceso a la ciudad desde Felanitx, Porto Cristo, Sant llorenç y Palma e informarán a los conductores de la prohibición de entrar o salir del núcleo urbano si no es por causas laborales, de estudio o cuidado de un menor o personas mayores. También se podrá entrar en Manacor en caso de asistencia a centros sanitarios, para llevar a cabo actuaciones requeridas ante órganos públicos, judiciales o notariales o para la renovación de permisos o documentación oficial, así como otros trámites administrativos que no se puedan aplazar.

Estos controles se repetirán durante los 15 días que está previsto que dure el confinamiento de Manacor y los agentes policiales también llevarán a cabo tareas de información y vigilancia. El alcalde de Manacor, Miquel Oliver, indicó este miércoles que, para ello, los agentes de Manacor contarán con la colaboración de los miembros de Protección Civil que llevarán a cabo tareas informativas sobre el buen uso de la mascarilla o las normas vigentes en la ciudad tanto a los vecinos como a comercios, bares y restaurantes abiertos.

Manacor, confinada

Pero para poder realizar un buen control del seguimiento de las normas sanitarias, Oliver reconoció que los agentes de Manacor «no son suficientes». Por ello, en la tarde de este miércoles se celebró una reunión entre el Ajuntament, la Direcció General d’Emergències, la Policía Local y la Policía Nacional para «optimizar recursos y establecer prioridades», según Oliver, que no descartó que se trasladen efectivos de otros municipios hasta Manacor para llevar a cabo las tareas de control.

Además, el alcalde recordó que «desde la Conselleria de Salut se nos ha informado que enviarán efectivos que también realizarán tareas informativas entre la población y vigilarán los domicilios en los que hay vecinos infectados por coronavirus para garantizar que cumplen con la cuarentena». Además, en cuanto el Ajuntament disponga de la locución que enviará la Direcció General de Salut, los vehículos de la Policía Local y Protección Civil recorrerán las calles de Manacor recordando la normativa vigente por megafonía.

Incremento de casos

La decisión de la Conselleria de Salut de confinar la ciudad de Manacor llegó después del gran aumento de casos de COVID-19 durante los últimos días. Cabe destacar que la incidencia acumulada de los últimos quince días (458 casos por cada 100.000 habitantes) es la más alta de Balears y el martes se detectaron 30 nuevos positivos (ver gráfico de la evolución). Actualmente, hay 214 casos activos en Manacor.

El portavoz del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de las Islas Baleares, Javier Arranz, indicó que, a pesar de la situación de Manacor, «pensamos que no será necesario aplicar medidas en zonas cercanas a Manacor. La situación de Montuïri no es buena, pero tiene muchos menos casos. No nos lo planteamos de entrada porque Manacor es un centro importante y puede generar esta transmisión a su alrededor y pensamos que si intervenimos en el núcleo puede repercutir positivamente a su alrededor». Aún así, desde el Ajuntament de Montuïri hicieron público un comunicado pidiendo a la ciudadanía que extreme las precauciones ante el aumento de casos detectados, que en poco más de una semana han pasado de unos treinta casos a unos sesenta.

El Consistorio montuïrer, al igual que hizo el alcalde Oliver el martes, apela a la responsabilidad personal y pide a los vecinos que eviten los encuentros incontrolados, sin mascarilla y en lugares poco ventilados.

Estas medidas se piden para evitar el confinamiento del pueblo tal y como ha ocurrido en Manacor. El Ajuntament hizo público ayer el mapa del cierre perimetral que excluye el polígono industrial pero sí afecta a las zonas residenciales de Son Talent, así como las pistas deportivas y el establecimiento de restauración de Jordi des Racó. El Museu d’Història y el polígono agroalimentario quedan confinados.

Noticias relacionadas

Las cinco Claves del cierre de Manacor:

Motivos justificados para entrar o salir

Asistencia a centros sanitarios; acudir al trabajo; asistencia a centros educativos; para el cuidado de las personas mayores, menores o dependientes; ir al banco; realizar actuaciones judiciales o renovación de permisos y realizar exámenes.

Residentes en Fora Vila y animales

Los residentes en Fora Vila no pueden acceder al perímetro confinado. Ir de compras no es un motivo justificado para entrar en la ciudad. Los residentes en la zona confinada solo podrán ir al Fora Vila si tienen animales en el campo que deban cuidar.

Zonas residenciales de Son Talent

El Govern ha decidido incluir en el perímetro confinado las dos zonas residenciales de Son Talent, ambas en suelo urbano. Sus residentes sí podrán acceder a la zona confinada de la ciudad y tendrán libertad de movimiento.

Actividades hípicas y deportivas

Las actividades deportivas federadas podrán realizarse, aunque para acceder al núcleo urbano será necesario un certificado acreditativo de la entidad deportiva. Por contra, el Hipódromo de Manacor celebrará el domingo las carreras a puerta cerrada.

Libertad de movimientos

Los residentes dentro del perímetro confinado tienen libertad de movimiento siempre dentro de la ciudad. Si bien se recomienda a la población que permanezca en su casa y se descaconsejan los desplazamientos y actividades prescindibles.