Los técnicos en el lugar de la excavación. | Redacción Part Forana

10

Un equipo de la Asociación de Técnicos de Investigaciones Culturales y Sociales (ATICS) ha comenzado este lunes la excavación para localizar una posible fosa en el Coll de Artà donde, según varios testimonios orales, podrían haber sido abandonadas tres víctimas de la represión franquista, asesinadas en 1936.

Los trabajos tienen lugar en la finca de Salma, en el Coll de Artà, donde los testimonios orales indican que podrían haber sido abandonados los tres represaliados, en una de las curvas de la antigua carretera, ha informado la Conselleria de Administraciones Públicas y Modernización en un comunicado.

El equipo de científicos actúa en una cavidad donde se sospecha que podrían estar los restos de Bartomeu Ginard Genovard, asesinado el 10 de septiembre de 1936, un lugar de difícil acceso en una propiedad privada, donde la brigada municipal del Ayuntamiento de Artà ya realizó la semana pasada unos trabajos preparatorios de desbroce de la vegetación y extracción del gran bloque de piedra.

Los tres arqueólogos y dos antropólogas trabajarán también en los alrededores para estudiar los hornos de cal y la posible localización de restos de otras dos víctimas, que habrían podido quedar dispersas por la zona debido a los movimientos de tierras.
La intervención se alargará hasta el 2 de octubre.

La posible fosa está en una finca privada, en uno de los lados de la bajada del Coll en dirección de Artà hacia Sant Llorenç, justo en la divisoria entre los dos municipios.

La fosa de Salma la incluyó el investigador Jaume Morey en 2011 en el documento de «Las fosas de la represión en Mallorca», a partir de informaciones orales que hablan de la presencia de restos humanos a pie de carretera, en un lugar que ha sufrido importantes modificaciones a raíz de las diferentes reformas y ampliaciones de la carretera Ma-15.

Los testigos coinciden en la presencia de los restos de tres muertos, no identificadas y mal enterrados cerca del punto alto del Coll de Artà, en la actual Ma-15. En este punto alto, que es de paso obligado, está documentada la presencia de un punto de guardia y control a cargo de un pelotón de fascistas de Artà.

A estas investigaciones se suma la del historiador Jaume Alzina que, en un informe de 2018, establece la posibilidad que un asesinado en la represión franquista de 1936 esté en una cavidad del Coll de Artà.

Podría ser Bartomeu Ginard Genovard, nacido en Artà el 11 de mayo de 1914 y asesinado el 10 de septiembre de 1936. Socialista, posiblemente formaba parte del grupo de gente de izquierdas que la noche del 25 al 26 de julio hicieron caso del aviso que les hizo llegar el alcalde de Felanitx, Rafel Oliver.

Les advirtió de que día 26 por la mañana serían detenidos. En la huida colectiva hacia las montañas de Es Verger y Albarca se habría hecho daño en un pie y su hermano lo habría recogido y devuelto al domicilio familiar. Según la causa judicial 458/36, Bartomeu Ginard habría sido enterrado en Manacor, pero la familia no da crédito a la certificación médica, puesto que hay otras informaciones que aseguran que lo mataron en el Coll de Artà.

El equipo de ATICS vaciará una cavidad que podría estar relacionada con la actividad de fabricación de cal o la extracción de gravas, en busca de restos.

También harán una amplia prospección del Coll de Artà, para poder estudiar la existencia de hornos de cal o de restos dispersos al ampliar la Ma-15.

El proyecto de intervención en el coll de Artà forma parte del segundo Plan de Fosas del Govern y por el que se está actuando en el cementerio viejo de Ibiza, Ses Figueretes, y ya se ha actuado en el cementerio de Sencelles, Son Coletes en Manacor y en el cementerio de Bunyola.

También están previstas intervenciones en Porreres, Valldemossa y Santa Maria del Camí, además del estudio del cementerio nuevo de Sant Francesc de Formentera.

Al inicio de las tareas de excavación han asistido la consellera de Administraciones Públicas y Modernización; Isabel Castro; el alcalde de Artà, Manolo Galán; el secretario autonómico de Memoria Democrática y Buen Gobierno, Jesús Jurado; el director general de Memoria Democrática, Marc Herrera y la teniente de alcalde de Medio Ambiente y Servicios Sociales de Artà, Aina Comas.