Miembros del grupo ecologista Gadma se reunieron ante la entrada a la cantera, donde el camino ha sido ampliado y en cuyo interior se ven trabajos para allanar el terreno . | Gadma

23

El grupo ecologista GADMA ha alertado sobre los movimientos de tierras que se han producido en las últimas semanas en el Camí de les Pedreres, cuyo trazado ha sido modificado y ampliado justo a la entrada a la cantera de Ca na Coloma.

Bernat Fiol, presidente de la entidad, ha culpado al alcalde de Binissalem, Víctor Martí, y a la Conselleria de Medi Ambient de falta de control sobre estas obras «que se realizan sin permiso y junto a un ANEI, además de implicar un peligro por la circulación de camiones de gran tonelaje por los caminos».

Los trabajos realizados en la cantera de Ca na Coloma han sido realizados por la nueva propiedad de la explotación, la empresa de Petra Dosmas. Sus responsables han constatado que tienen los permisos en regla, en base a unos derechos otorgados en 1954 por Minas a la familia que hasta hace poco explotaba lo que había sido durante décadas una cantera artesanal. «Tenemos permiso de explotación hasta el año 2065 y la ampliación del camino estaba prevista en el proyecto; además en Binissalem no existe actualmente ninguna limitación en cuanto al tonelaje de los vehículos», señala la propiedad.

Ultima Hora intentó este viernes sin éxito contactar con el alcalde para conocer la versión municipal.