La Plataforma Pro Camins Públics i Oberts organizó una histórica marcha en 2009 para reivindicar el paso público por el Camí de Ternelles hasta Cala Castells. En ese momento una barrera limitaba el acceso de los excursionistas por esta vía, que ahora pierde la servitud pública de paso. | T. Ayuga

10

El pleno de Pollença aprobará este jueves en una sesión extraordinaria la modificación de su plan general urbanístico para adaptarlo al PORN (Pla d’Ordenació dels Recursos Naturals) y, en consecuencia, suprimir la servidumbre pública de paso en el Camí de Ternelles, lo que impedirá el acceso al Castell del Rei y a Cala Castell.

Con esta aprobación, el Ajuntament acatará el auto dictado por el Tribunal Superior de Justicia de les Iles Balears (TSJIB) el pasado 29 de mayo en el que daba seis meses de plazo para que se realizara el trámite de adaptación al PORN y así dar la razón a la propiedad en el litigio que mantiene con el ayuntamiento. En caso de incumplir con lo establecido, el TSJIB advertía de la imposición de multas pecuniarias a todos los miembros del Consistorio.

El alcalde de Pollença, Bartomeu Cifre, manifestó ayer que «no queda otro remedio que acatar el auto tras la inactividad de Medi Ambient y del Govern», en alusión a la inacción del ejecutivo durante este último año ante la petición de Pollença para que modificara de forma puntual el PORN y regulara el excursionismo en la zona. Cifre mantiene que «el Govern no ha hecho los deberes y, en cambio, nosotros como Ajuntament sí que hemos cumplido».

Proceso

El largo litigio tiene su origen en 2008, cuando el Ajuntament de Pollença incluyó el camino como público en el catálogo municipal. La propiedad inició un litigio que finalizó con una sentencia en la que se determinaba que el camino era privado, aunque existía sobre él una servidumbre pública de paso. El Ajuntament comenzó a expedir autorizaciones a los excursionistas para entrar en Ternelles pero la situación fue efímera.

Los propietarios volvieron a litigar al poco tiempo para que el Ajuntament adaptara su Pla General d’Ordenació Urbana al PORN, suprimiendo así el paso público, lo que ha ocurrido ahora. La aprobación del PORN de la Serra de Tramuntana en 2007 prohíbe las actividades recreativas como el excursionismo en las llamadas zonas de exclusión, por ser las más sensibles desde el punto de vista medioambiental. Los técnicos de Medi Ambient del Govern grafiaron dos de estas zonas en los accesos al Castell del Rei y a Cala Castell, lo que abrió las puertas a la propiedad para retomar el proceso judicial.

El Govern intentó flexibilizar los usos permitidos en las zonas de exclusión mediante una modificación en la Llei d’Avaluació Ambiental en la legislatura pasada, pero el TSJIB calificó este intento y los posteriores del Ajuntament de recuperar el excursionismo como un «salvoconducto».

En la actualidad solo se permiten visitas guiadas mediante una reserva previa. La propiedad de la finca y la Fundación Vida Silvestre Mediterránea (FVSM) firmaron un convenio para que esta última coordinara las visitas.