El proyecto se ha financiado a través del fondo del impuesto de turismo sostenible (ITS). | CAIB

1

El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, y el director de la Agencia de Estrategia Turística de Baleares (AETIB), Manuel Porras, han supervisado este lunes el inicio de las obras de un depósito regulador de 1.920 metros cúbicos en Petra, conductor que permitirá que llegue agua potable a Manacor.

En un comunicado, la conselleria ha destacado que se trata de la primera de las actuaciones previstas en el proyecto de conducción Maria de la Salut-Petra que permitirá, a largo plazo, llevar el agua potable al Levante de Mallorca.

El proyecto, adjudicado a la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (Abaqua) por 7,2 millones de euros, se ha financiado a través del fondo del impuesto de turismo sostenible (ITS).

Además del depósito que ya se está ejecutando en Petra, el Govern prevé adjudicar otro de 6.000 metros cúbicos en Maria de la Salut, donde también se instalará un edificio de control y de donde saldrá la conducción principal, que será una cañería que ya está construida.

El primer tramo hasta el depósito regulador de Maria de la Salut tendrá una longitud de 332 metros, mientras que el segundo, desde este depósito hasta Petra, medirá 10,3 kilómetros.

Además, también está previsto construir una cañería de 200 metros de diámetro en Ariany con una longitud de 2,6 kilómetros, ha señalado la institución.

La conselleria ha subrayado que el objetivo de este proyecto es ampliar la red de abastecimiento de agua potable en toda isla, lo que contribuirá a la recuperación de los acuíferos y a garantizar el suministro de agua potable a municipios situados en zonas donde hay una escasa calidad del agua, lo que impide que sea apta para el consumo humano.