Imagen de la histórica marcha reivindicativa en 2009 de la Plataforma Pro Camins Públics i Oberts para reivindicar el paso público por el Camí de Ternelles hasta Cala Castell. Hasta esa fecha la barrera de la propiedad limitaba el paso de excursionistas por el camino. | T. Ayuga

19

El alcalde de Pollença, Tomeu Cifre (Tots) tiene un plazo de seis meses para adaptar el planeamiento urbanístico de Pollença al Pla d’Ordenació dels Recursos Naturals (PORN) de la Serra de Tramuntana eliminando la servidumbre de paso peatonal hasta el Castell del Rei y Cala Castell. Esto supone en la práctica que quedará prohibido el excursionismo por el Camí de Ternelles.

El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) advierte en un auto dictado el 29 de mayo de que, si el alcalde y todos los miembros del Consistorio no cumplen con lo requerido, se les impondrán multas de 1.000 euros mensuales durante dos meses y de 2.000 euros mensuales a partir del tercer mes ya que podrían incurrir en un delito de desobediencia a la autoridad.

Camino privado

El TSJB zanja así el largo litigio judicial que mantienen el Ajuntament de Pollença y la propiedad de Ternelles sobre el uso público del camino que conduce hasta el Castell del Rei y Cala Castell. La inclusión del camino como público en el catálogo municipal en 2008 desencadenó un proceso judicial que concluyó con una sentencia ‘salomónica’ del Supremo que dictaminó que el camino era de propiedad privada, pero existía sobre el mismo una servidumbre pública de paso.

La sentencia supuso un punto de inflexión y, por primera vez, el Ajuntament comenzó a expedir autorizaciones a los excursionistas para entrar en Ternelles, pero la situación no duró.

El Govern había aprobado en 2007 el PORN de la Serra que prohibe las actividades recreativas (como el excursionismo) en las llamadas zonas de exclusión (las más sensibles desde el punto de vista ambiental). Medi Ambient grafió dos de esas zonas en los accesos al Castell del Rei y a Cala Castell, y la propiedad volvió a litigar para que el Ajuntament adaptara su Plan General al PORN suprimiendo el paso público.

El TSJB (y posteriormente el Supremo) dieron la razón a la propiedad y ordenaron al Ajuntament adaptar su planeamiento al PORN estableciendo una calendarización obligatoria.

De nada sirvió el intento del Govern de flexibilizar los usos permitidos en las zonas de exclusión modificando la Ley de Evaluación Ambiental la legislatura pasada. El TSJB calificó este intento y los posteriores del Ajuntament de recuperar el excursionismo como un «salvoconducto».

Transcurrido más de un año sin que el Govern haya modificado el PORN para incluir los cambios contemplados en la Ley de Evaluación Ambiental, el TSJB dicta un auto definitivo e inicia una nueva cuenta atrás.

«No tenemos más remedio que acatar el auto ante la inactividad del Govern», dice el alcalde Cifre. «Mientras, negociaremos con la propiedad para recuperar las visitas guiadas a Ternelles», añade.