Previous Next
0

Los paseos de Cala Rajada y Cala Gat, destrozados por la borrasca ‘Gloria’, volverán a ser transitables a principios del mes de julio. Las obras de reparación de estas dos infraestructuras se iniciaron el pasado día 11 de marzo. El estado de alarma provocado por la COVID-19 no afectó a la ejecución de los proyectos de reparación ya que fueron declaradas de emergencia por parte de la Demarcación de Costas.

Las obras continúan a buen ritmo y todas aquellas actuaciones para estabilizar y dar seguridad a esta zona ya están casi listas. La regidora de Vies i Obres, Mónica Viejo, así lo confirmó a este periódico. «Es difícil dar una fecha exacta pero entre finales de junio y principios de julio podrían volver a ser operativos».

Las obras se han ralentizado debido a la aplicación del protocolo de seguridad y priorizando la salud de los trabajadores. La fecha inicialmente prevista era el mes de junio. Viejo explica que «se continúan aplicando las medidas de seguridad establecidas en el Real Decreto del estado de alarma. Se han reducido los equipos de trabajo a fin de evitar posibles contagios y se han modificado los procedimientos de construcción para que así la contrata pueda seguir con las obras».

Viejo explicó el estado actual en el que se encuentran en estos momentos las diferentes actuaciones. «En el caso de Cala Gat, los muros de las zonas más afectadas, donde se produjeron dos grandes agujeros, ya están reparados y se están forrando de piedra por la parte exterior». Asimismo, ya se han iniciado las obras de restitución de los servicios de alcantarillado y electricidad. La responsable de Vies i Obres asegura también que «la parte más complicada en el ámbito de la seguridad está solventada. Ello no significa que esté garantizada la estabilidad del paseo, por ello donde se ejecutan las obras sigue cerrado».

El Ajuntament está también analizando las diferentes posibilidad de alumbramiento del paseo.

Daños

Aunque inicialmente el paseo marítimo parecía que no estaba tan afectado, al final los daños han sido mayores que lo que se esperaba. «La parte más importante ya está solventada y se sigue en la demolición de la segunda fase del muro». En este paseo hay una zona de miradores y terrazas que actualmente está apuntalada y cerrado el acceso. «Este tramo es de Ports. La ingeniera que vino a visitar las obras nos informó que ya se está redactando el proyecto de consolidación de todo este tramo». Asimismo se mantendrán los accesos que conducían a las zonas de pesca en las rocas.ç

Cabe recordar que el Ajuntament de Capdepera no desistió hasta que consiguió el permiso para arreglar estas infraestructuras.

El alcalde viajó a Madrid el 10 de marzo tras una movilización popular y regresó con la autorización para realizar las obras de reparación de los dos paseos. Las inversiones inicialmente previstas eran de 2,2 millones (Cala Gat) y 600.000 euros (Cala Rajada). El Ministerio para la Transición Ecológica aportará el 50 por ciento del coste de las obras.
Salvo que haya algún contratiempo, en el mes de julio dos de los paseos más emblemáticos de Cala Rajada podrán ser accesibles.

De esta manera quedarán a punto para recibir los primeros turistas extranjeros que ya podrán viajar a las islas.