El Bar Restaurante Sa Caleta de Cala Millor recibió a los clientes con alegría. | Assumpta Bassa

11

Abrir para qué y para quién. Este fue este lunes el mayor interrogante que los responsables de bares y restaurantes situados en primera línea de mar de los municipios de Mallorca tuvieron que responder a la hora de decidir si abrían sus puertas o esperaban a ver cómo avanzaba la semana.

En un repaso conjunto que realizamos entre los compañeros de Part Forana pudimos comprobar que en zonas como el Port d’Alcúdia, Cala Millor, Port de Pollença, Port d’Andratx o Port de Sóller la opción de seguir confinados ganaba por mayoría entre los restauradores con vistas al mar, aunque hubo algunos ‘valientes’ que decidieron sacar las mesas y sillas a la espera de clientes. En términos generales no acabaron decepcionados con la ocupación de sus terrazas.

El contraste se pudo observar en los núcleos urbanos de estas zonas costeras y los bares de Pollença, Andratx, Son Servera, Alcúdia o Sóller sí que notaron esta lenta pero inevitable ‘nueva normalidad’. Lo mismo ocurrió en municipios sin acceso al mar que son conocidos por su oferta de restauración. Es el caso de Bunyola o sa Pobla, que este lunes registró un llenazo en la plaza Major (al 50 % eso sí) y con novedades, como la app que ha lanzado Casa Miss con toda su carta.

TERRASSES BUNYOLA

Volviendo a las zonas turísticas, en Pollença está prevista la apertura de catorce restaurantes y los bares irán haciendo lo mismo a lo largo de la semana. Es el pez que se muerde la cola, pero existe el miedo a reabrir sin cubrir ni los gastos.

Noticias relacionadas

No es el caso de Paco Méndez, del Bar Playa del Port d’Alcúdia, que ayer sacaba las mesas a pocos metros de la arena y con mucha ilusión. «Este último mes hemos servido a domicilio y ahora retomamos nuestro trabajo», relata Paco con una sonrisa. Los locales cercanos estaban cerrados, quizá por la ausencia del turismo internacional.

Otro optimista por naturaleza es Pep Barrientos, del Bar Restaurante Sa Caleta de Cala Millor. El que fuera alcalde de Son Servera manifestaba este lunes que «todo es felicidad, gente contenta y mucha alegría. Eso sí, con mucha prudencia».

El Port de Sóller contó con tres establecimientos abiertos del centenar existente, mientras que en el Port d’Andratx la afluencia se fue animando a medida que avanzaba el día en locales como el Rincón del Puerto.

En la plaza Constitución de Sóller y las calles adyacentes abrieron tres bares de un total de quince. Los establecimientos de la plaza España de Andratx estuvieron bastante animados y tanto el Cubano como el Balear recuperaron una cierta normalidad que todos anhelamos.