Los responsables de la organización agraria saben que a los nuevos trabajadores les faltará experiencia para trabajar en el campo. Pese a ello, reconocen que faltan unas 300 personas, que este año no se han podido cubrir por la falta de temporeros procedentes de Colombia. | AGROILLA

19

El cierre del sector de la hostelería y la incertidumbre, provocada por la crisis del cornavirus, sobre cuando volverá a retomar la actividad han abocado a parte de sus empleados a buscar alternativas de trabajo. Una de ellas ha sido la que promovió Unió de Pagesos hace apenas dos semanas, donde se ofertaron unas 300 plazas para trabajar en el campo. En solo tres días la organización agraria recibió 2.200 solicitudes que ahora están analizando. En realidad, la oferta de trabajo ya se ha cerrado pero Unió de Pagesos continúa recibiendo una media de 20 currículums diarios, según confirma el secretario general de la organización, Sebastià Ordines.

Unió de Pagesos coordina las solicitudes de unas ocho explotaciones agrarias de importante calado que precisan mano de obra de manera urgente debido a la falta de temporeros. Estas empresas demandan unos cien trabajadores para faenar principalmente en la recolección de frutas y verduras. A estas empresas hay que añadir otras 20 de pequeños productores que también han solicitado entre 2 y 3 personas cada una como mano de obra.

Una de las explotaciones solicitantes de trabajadores es Terracor, ubicada en Manacor y que ahora centra su trabajo en la recogida de fruta y verdura. Maties Adrover es uno de los responsables de Terracor y ya ha recibido las solicitudes de la Unió. En su empresa precisan unos 30 trabajadores. «Estamos revisando todos los currículums que hemos recibido; a partir de esta semana empezaremos a llamar a los candidatos para que puedan empezar a principios de mayo», explica. Adrover reconoce que de todas las peticiones recibidas solo una persona había trabajado anteriormente en el campo por lo que «sabemos que deberá haber un proceso de adaptación», añade.

Por otra parte, Margalida Gayà es la responsable de Unió de Pagesos encargada de gestionar todas las solicitudes de empleo. Gayà destaca que el 80 % de las solicitudes recibidas son de personas nacionales, no extrajeras, una situación totalmente diferente a la que se daba antes de la crisis sanitaria. «Hicimos una oferta de trabajo a través del Soib y la proporción era totalmente inversa, de los que se presentaron el 80 % eran extranjeros, ahora son nacionales ya que la situación ha cambiado», aclara.