Agricultura presentó los resultados del primer año de estudio de este proyecto. | Redacción Part Forana

3

Agricultura ha detectado en Baleares un total de 1.027 positivos de Xylella fastidiosa en árboles y plantas. De estos, 611 casos han sido en Mallorca. Unas cifras que demuestran la presencia de la temida bacteria en las islas tras detectarse el primer caso positivo en noviembre de 2016 en Porto Cristo. Estudiar la evolución de la plaga así como su posible control han sido algunos de los objetivos del proyecto de investigación ‘Diseño e implementación de estrategias de control contra la Xylella fastidiosa’ presentado ayer en Palma y financiado con el impuesto de turismo sostenible.

La investigación destaca la resistencia de algunas variedades de almendro a la bacteria, y pone de manifiesto como la incidencia de la plaga en las plantaciones de secano es muy superior a los cultivos de regadío. Esta investigación ha sido realizada por el Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC junto al Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries y la Fundación Universitat -Empresa.

Del resultado de la investigación también se desprende que hay 1605 insectos transmisores de la Xylella, el 8 % de los cuales corresponden al Neophilaenus campestris y el 92 % son el Philaneus spumariu. Además, la flora silvestre del archipiélago también sufre las consecuencias de la plaga y se han detectado casos positivos en cinco especies endémicas: estepa blanca, fresnos, acebuches, aladierno balear y romero.

«El acebuche es la especie donde se ve más claro que ha una correspondencia entre la simptomatología y los resultados analíticos», señalaron ayer durante la presentación ante el sector agrícola a cargo de la consellera de Agricultura i Pesca, Mae de la Concha y los autores del estudio. Los investigadores señalan también que todavía no se ha podido confirmar el positivo por la bacteria en encinas y ginebrós.

Las investigaciones sobre la plaga continuarán hasta el año 2022.