Hace años que el Ajuntament de Santanyí inició las acciones para mejorar la red de agua en el municipio. | ARCHIVO

9

Santanyí, Campos y ses Salines han unido sus fuerzas para reclamar la construcción de una desaladora que garantice el suministro de agua potable en los tres municipios.

La alcaldesa de Santanyí, Maria Pons, lidera las reivindicaciones y, hace meses, se reunió con la directora general de Recursos Hídrics de la Conselleria de Medi Ambient del Govern, Joana Maria Garau, para trasladarle la petición. «En un principio, desde Santanyí nos decantamos por solicitar la construcción de un planta potabilizadora que ayudara a mejorar la calidad del agua, que es de muy mala calidad. Presentamos este proyecto dos veces a las ayudas que se dan a través del Impuesto Turístico Sostenible, pero en las dos ocasiones se nos ha denegado», según explica Pons, que añade que «para reconducir el tema, Garau nos propuso que Abaqua informe sobre la viabilidad de instalar la planta desaladora».

El objetivo de Pons es mejorar la calidad del agua de todo el municipio de Santanyí. «El agua que tenemos no es potable y si no nos instalan una desaladora nunca la tendremos. Con este sistema se estudiará poder infiltrar el agua en los acuíferos para ayudar a que suba el nivel de los pozos y así hacer posible que el agua sea potable».

Los municipios de ses Salines y Campos sí tienen agua de calidad, aunque los alcaldes Juan Rodríguez y Xisca Porquer ven con preocupación la falta de suministro en un futuro.

«Nuestros municipios vecinos no tienen agua mala, no como la de Santanyí que es irrecuperable, aunque los alcaldes sí ven con preocupación que pueda faltar el suministro, un problema que quedaría resuelto con la planta desaladora», informa Maria Pons. Precisamente, al ser el suyo el municipio que tiene el agua de peor calidad ha decidido coger las riendas de esta reclamación.

Por otra parte, el Ajuntament de Santanyí también quiere impulsar el proyecto para conseguir conectarse a la red de agua que proviene de sa Marineta. El Govern balear ha ejecutado la conexión desde Maria de la Salut hasta Petra durante esta legislatura y los trabajos para continuar la conexión hasta Manacor tienen que continuar durante esta legislatura. Maria Pons tiene en mente poder agilizar los trámites para que la tubería también llegue hasta Santanyí.

Pero mientras estos grandes proyectos no llegan, el municipio de Santanyí trabaja día a día para mejorar sus instalaciones. La alcaldesa indica que la red municipal solo tiene un 13 % de pérdidas y el Ajuntament ha impulsado varias obras para mejorar el servicio. La última ha sido la construcción de una tubería desde el pueblo de Santanyí hasta es Llombards, una obra que se contempla en el Pla Director de l’Aigua Potable al Terme de Santanyí, y que permite garantizar el suministro de agua hasta el núcleo de población.