3

El Govern redujo en marzo de 2017 un 31 % las frecuencias de los trenes de Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM) y las ha aumentado después hasta situarlas ahora un 17 % por debajo de aquella fecha, aunque quiere recuperarlas en 2020 si fructifica la negociación para ampliar la plantilla.

La Conselleria de Movilidad y Vivienda, de la que depende la empresa pública de ferrocarriles, confía en que el diálogo con los representantes de los trabajadores permita contratar nuevo personal, para lo que dispone de una partida de 1,4 millones de euros en el proyecto de presupuestos de la Comunidad del año próximo.

El departamento que dirige Marc Pons ha explicado a Efe que solo si se amplía la plantilla se podrán incrementar las frecuencias, que ascendían a 100 por sentido entre Palma y Marratxí en marzo de 2017 y en la actualidad están en 83 por sentido. Estos números totales referidos a Palma-Marratxí incluyen los enlaces que llegan a Sa Pobla y Manacor y todas las estaciones intermedias.

El recorte del servicio se llevó a cabo en plena huelga del personal de SFM, que reclamaba diferentes mejoras laborales y denunciaba la realización excesiva de horas extras. Según el Govern era ese abuso de las horas extras lo que sostenían las 100 frecuencias por sentido.

No obstante, cuando a finales de marzo de 2017 se resolvió el conflicto laboral, el ejecutivo autonómico, a través de su portavoz, Pilar Costa, aseguró que se irían recuperando «frecuencias y calidad en el tren».

Pocos días después , el conseller Pons anunció que las frecuencias recortadas se irían recuperando paulatinamente y prometió estarían restituidas en septiembre.

Sin embargo, en septiembre de hace dos años la recuperación de frecuencias no fue completa, sino que se quedó en 83 salidas y otras tantas llegadas a la estación intermodal de Palma.

La supresión de trayectos ha afectado principalmente a los viajeros que toman el tren, en un sentido u otro, en las ocho estaciones situadas entre Palma y Marratxí.

Cuando se realizaban 100 frecuencias por sentido, había tres convoyes cada hora que hacían todas las paradas entre Palma y Marratxí, mientras que actualmente son solo dos a la hora.

La Conselleria de Movilidad argumenta que si el servicio sigue mermado respecto a 2017 es porque hasta ahora no se ha abordado una ampliación de plantilla suficiente para recuperar los trayectos perdidos sin recurrir a horas extras abusivas.

Por ello, subraya que dependerá del éxito de la negociación con el comité de empresa de SFM que se puedan realizar contrataciones que permitan restituir las frecuencias que había hace dos años e, incluso, mejorarlas, aunque no establece plazos para ello.

Los responsables de SFM destacan que en los últimos meses sí se ha producido una mejoría en el otro corredor ferroviario que gestiona la empresa pública, el metro Palma-UIB, que desde marzo de 2019 mantiene una frecuencia por sentido cada 20 minutos durante todo el día, en lugar de cada 30 minutos con incremento a 15 minutos en horas punta como operaba anteriormente.