Imagen de archivo de dos policías locales patrullando. | ARCHIVO

14

La asamblea de la Federació d’Entitats Locals (FELIB) abordó este miércoles la problemática común de los ayuntamientos a la hora de completar sus plantillas de Policía Local. Uno de los factores que provocan la constante movilidad de agentes de un municipio a otro es la diferencia de sueldos, por lo que han pedido ayuda a la Conselleria de Interior para confeccionar unas tablas salariales que permitan unificarlos.

La Part Forana teme también a la convocatoria abierta por el Ajuntament de Palma para cubrir unas 200 plazas los dos próximos años. Al tener más complementos, como nocturnidad o penosidad, muchos policías de pueblos se ven atraídos hacia Palma.

Otra de las medidas que impulsará la FELIB son cambios legislativos a nivel autonómico y estatal, mediante los diputados de sus respectivos partidos. «Queremos que se revise la Ley Montoro, que impide crear nuevas plazas de policía en muchos casos; o el hecho de que no se puedan reponer plazas en las que el titular ha pasado a segunda actividad, hasta que pide la jubilación», explica el alcalde de Costitx y presidente de la FELIB, Toni Salas (PI), quien lamenta que la única salida que tienen ahora es «quitarse» los policías unos a otros.

La reunión contó este miércoles con la presencia del director general de Interior del Govern, Jaume Barceló. Otro de los problemas que le plantearon fue la estacionalidad. Mantener todo el año la cantidad de agentes que se necesitan para los meses de verano es insostenible para algunos municipios, como Formentera.