Esta vivienda turística vacacional pasó de pagar 97 a 402 euros tras la revisión de 2017. | Maria Nadal

8

El pleno del Ajuntament de Muro aprobó el jueves por la noche una bajada generalizada del 17 por ciento en los recibos de basura de todos sus residentes y empresarios cuando se cumplen dos años desde que las viviendas vacacionales comenzaran a pagar por plaza turística igual que los hoteles, en lugar de pagar como viviendas residenciales que era lo que ocurría hasta esa fecha.

La Federació d’Estades Turístiques no tardó en reaccionar y en 2017 denunció una subida de hasta un 800% en algunos casos amenazando con llevar el Ajuntament a los tribunales si no rectificaba.

Tras la polémica, y coincidiendo con un cambio en la concesión, el Ajuntament se comprometió entonces a realizar un estudio económico con el objetivo de ajustar con mayor precisión el coste real del servicio de recogida e incineración al importe de los recibos.

El resultado de este estudio permite bajar un 17 por ciento de forma generalizada el recibo a todos los murers, ya sean propietarios de viviendas o negocios, pero a su vez confirma que las viviendas vacacionales deberán seguir pagando por plaza como los hoteles.
Sube el reciclaje

El alcalde de Muro, Toni Serra, dijo que la bajada (aplicable en 2020) es el resultado de una mejora en el reciclaje y también de una revisión, junto con la agencia tributaria, de construcciones que no tributaban anteriormente.