Autoridades políticas y representantes del sector olivarero, este miércoles, en Deià.

0

La cosecha de oliva mallorquina de mesa con Denominación de Origen Protegida (DOP) será este año de aproximadamente 50.000 kilos. Según la asociación de productores, este volumen de la cosecha de aceituna será un 42 por ciento inferior al de la temporada pasada, cuando ascendió a 86.183 kilos.

El presidente del consejo regulador de la DOP Oliva de Mallorca, Miquel Gual, explicó este miércoles que la cosecha esta campaña será normal en comparación con la dos anteriores, ambas dos fuera de lo común: la 2017–2018 por resultado récord en producción y la de 2018–2019 por la caída en picado de la cosecha.

Los cerca de 90 productores de la DOP Oliva de Mallorca explotan en conjunto unas 500 hectáreas en las que crecen unos 67.300 árboles que producen aceitunas de variedad mallorquina para la elaboración de la oliva verda trencada, la oliva verda sencera y la negra. La DOP afronta su octava campaña con buenas perspectivas de producción, y asumiendo objetivos importantes como la creciente presencia en el mercado balear.

La DOP Oliva de Mallorca ampara aceitunas de la variedad mallorquina procedentes de olivos antiguos, la mayoría centenarios y localizados en zonas de difícil acceso de la Serra de Tramuntana.