Los mayores retrasos se han registrado en la línea de ayudas a las inversiones de explotaciones, que forman parte del PDR. | Antoni Pol

7

El retraso en el pago de las ayudas a los agricultores por parte del Govern fue la reclamación más repetida por la mayoría de asociaciones agrícolas durante la pasada legislatura. En especial, Asaja denunció en repetidas ocasiones estas demoras. Ahora, el nuevo equipo de la Conselleria d’Agricultura ha cuantificado estos retrasos que llegan a más de mil expedientes de ayudas sin resolver.

El pasado mes de julio, el nuevo gerente del Fondo de Garantia Agraria y Pesquera (Fogaiba), Mateu Morro, se encontró sobre la mesa con un total de 1.203 solicitudes de subvenciones sin resolver. Estas son solo las peticiones del programa europeo de desarrollo rural (más conocido como PDR) dirigidas a las inversiones de explotaciones agrarias. Desde julio hasta septiembre el departamento de Morro ha tramitado 211 solicitudes, por lo que en la actualidad el Fogaiba tiene pendientes 992 peticiones. De estas, 66 se presentaron en 2017; 442 en 2018 y quedan todas las presentadas este año 2019, según explican desde la Conselleria de Agricultura i Pesca.

Las demoras en la concesión de ayudas han afectado al sector que lamentan la situación. «Los bancos no dan un crédito sin no presentamos la resolución de concesión de la Conselleria, por lo que se paralizan las inversiones», explica el secretario general de Unió de Pagesos, Sebastià Ordines, mientras recuerda que los retrasos ha llegado incluso a tres años de espera.

Pese a ello, destaca que «el anterior equipo de Vicenç Vidal alargó la convocatoria de ayudas, pasando de un mes (como estaba en la época de Company) a todo el año, por lo que ha habido más peticiones; pero debe agilizarse», lamenta.

Por su parte, el gerente de Asaja, Joan Simonet, asegura que hay más de mil expedientes sobre la mesa de Morro. Además de las ayudas por inversiones de las explotaciones «acumulan hasta dos años de retrasos en las ayudas a jóvenes agricultores y marges, entre otras», explica. «Sabemos que hay una reestructuración en Agricultura para agilizar la situación, una medida que ahora se ha tomado al ver los retrasos. Nosotros denunciamos estas demoras que nos negaba el exconseller Vicenç Vidal», añade.

Ambas asociaciones estiman que las ayudas pendientes de pagar pueden superar los 40 millones de euros en esta línea de ayudas. Por otra parte, desde la Conselleria de Agricultura aseguran que está previso que las solicitudes de la PAC se pueda cobrar el primer adelanto entre octubre y noviembre.