Los ganaderos han perdido los forrajes para sus animales. | MANOLO BARRO¶

6

Cinco meses después de convocarse la Mesa de la Sequía a petición de Unió de Pagesos y Asaja, la Conselleria d’Agricultura ha declarado ahora de manera formal la alerta de sequía agraria.

El déficit de precipitaciones desde el mes de enero hasta junio afectaron «gravemente diversos sectores agrarios», según reconoce la resolución que firma la consellera Mae de la Concha y que se publicó este jueves en el Boib. La resolución confirma lo que alertaron las agrupaciones agrarias hace cinco meses: pérdida de forrajes y también de campos de cereales. Ello supone «una amenaza para la viabilidad y la continuidad de las explotaciones de ganado de ovejas, cabras, vacas y cerdos» señala la resolución.

Según los datos de la Conselleria d’Agricultura, al comparar la pluviometría de septiembre de 2018 a junio de 2019, las precipitaciones se han reducido en un 8 %. Ello ha comportado pérdidas de entre el 30 y el 75 % de la producción en determinadas zonas.

La resolución de la Conselleria fija que las tierras de barbechos (aquellas que no se cultivan porque se deja reposar el suelo) se incluyen como superficie de interés ecológico y se deja constancia como rebaja de los requisitos para que los agricultores y ganaderos puedan solicitar las ayudas de los Programas de Desarrollo Rural en la líneas greeming. Hay 1.200 agricultores afectados.