Los hermanos Pou denuncian la situación que están viviendo los escaladores en Mallorca. | HERMANOS POU

66

Los hermanos Pou han denunciado este martes a través de sus redes sociales que varios agentes de Medio Ambiente retuvieron durante más de dos hora a la famosa alpinista Tamara Lunger.

Según explican los escaladores en una carta abierta, Tamara Lunger «fue retenida» junto a Ibón Saint Bois en la carretera que sube de Alaró al restaurante de Es Verger, bajo la «excusa de que supuestamente venían de escalar».

«Primero se les retuvo en contra de su voluntad, después fueron obligados a vaciar sus mochilas para proceder a registrarlas, para después ser bajados hasta el pueblo en el coche de los agentes donde esperaron mas de una hora a que llegásemos a casa, y, les pudiésemos abrir la puerta (ambos eran nuestros invitados), para coger su documentación y entregársela a los agentes, que hasta ese momento no les habían quitado el ojo de encima», explican los hermanos.

Tras el incidente de este verano, han aprovechado para denunciar la situación de «persecución» que están viviendo los practicantes de actividades al aire libre en Mallorca. «Hasta no hace mucho, caminar, escalar, correr, hacer espeleología o andar en bici por la montaña estaba bien visto», aseguran. Y añaden: «No parece entenderlo así la Conselleria de Medi Ambient i Territori de les Illes Balears, y su representante en el terreno, en este caso los Agentes de Medio Ambiente, que en los últimos tiempos se han dedicado a perseguirnos como si de criminales se tratase. Nos han parado, retenido, pedido la documentación, nos han hecho abandonar nuestra actividad», explican los escaladora afincados en Mallorca.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de hermanospou (@hermanospou) el

Los hermanos Pou lamentan la actual situación por la que están pasando como deportistas. «Cuando uno trabaja toda la semana para dar de comer a su familia, que en el poco rato que tiene libre, le traten como a un delincuente, no es de recibo», aseguran.

Los deportista creen que se ha visto coartada «la libertad de aquellos que llevan respetando la naturaleza y su fauna de una manera escrupulosa toda la vida». «¿Seguro que nosotros somos un problema? ¿Y que pasa con las aguas fecales que se vierten en forma de miles de litros al año al agua? ¿Y con los barcos que barren la posidonia del fondo del mar con sus anclas? ¿Y con los miles de coches, motos y autobuses que cada día atraviesan la Serra de Tramuntana incluso por zonas de exclusión?», se preguntan.

Ante la problemática por la que se han visto afectados, afirman que no actuarán como lo han hecho desde las instituciones. «No vamos a criminalizar a todo un colectivo por el mal proceder de unos pocos», dicen.

En el escrito, los hermanos Pou piden «unirse, organizarse y crear una asociación» para hacer frente a la problemática.

Puede leer aquí la carta abierta al completo: