Las pintadas y el vandalismo han sido habituales en la Gola desde su inauguración hace casi una década. | Junts

4

El centro ornitológico de la Gola reabrió el lunes 2 de agosto en su horario habitual de invierno (de lunes a sábado de 8:00h a 13:00h y de 14:00h a 17:00h), pese a que el contrato que el Ajuntament tiene con el concesionario caducó el pasado mes de julio.

Junts (en la oposición) y el nuevo equipo de gobierno (PP-UMP-PI) se responsabilizan mutuamente de la situación. La zona húmeda presenta un año más los habituales problemas de abandono y vandalismo, con carteles, bancos y caminos plagados de pintadas y falta de mantenimiento forestal. Junts (en la oposición) carga contra el equipo liderado por Tomeu Cifre Ochogavía (Tots) porque «en estos tres meses no se ha avanzado en la aprobación de un nuevo pliego técnico y está sin contrato». Por contra, el equipo de Tomeu Cifre aboga por recuperar la cogestión de este espacio implicando directamente al Govern, que es el propietario de los terrenos.

La regidora de Medi Ambient, Maria Buades, informa de que el Ajuntament ha comunicado al Ibanat todos los desperfectos y carencias para que procedan a su subsanación. «Somos conscientes de que se ha abierto sin contrato y de que tendremos una objeción de los servicios jurídicos, pero hay muchos otros servicios que llevan años sin contrato o con contratos caducados, como la limpieza viaria y no hemos querido dejar de abrir precisamente ahora que empieza la temporada alta de ornitología».

Durante los primeros años de rehabilitación y apertura pública del humedal y de su centro de información (inaugurado en 2010), un consorcio integrado por el Govern y el Ajuntament gestionó el espacio. El consorcio se eliminó en los tiempos en que Bauzá presidía el Govern, y el centro llegó a cerrar en 2013.

El espacio reabrió en 2016 con el actual modelo de gestión en virtud del cual el Ajuntament paga a una empresa que aporta los informadores ambientales y organiza actividades.