Antoni Serra, el día que tomó posesión como alcalde de Muro. | Lola Olmo

5

Antoni Serra (CDM), será el primer alcalde de la historia de Muro en tener dedicación exclusiva y lo hará con un sueldo bruto anual de 47.759 euros, a razón de 14 pagas. Así se aprobó en el pleno celebrado este jueves, con críticas de los partidos de la oposición.

«Añadiendo la Seguridad Social, el alcalde nos costará unos 60.000 euros anuales, el doble que su antecesor», señaló Rafel Gelabert (UiM). El concejal del PSOE Martí Siquier, y el de Més, Miquel Àngel Tortell, coincidieron en celebrar que «por fin Muro tenga un alcalde que se dedique al cargo», si bien criticaron que Serra se haya asignado el sueldo máximo que permite la ley. El sueldo del alcalde se aprobó con los votos del equipo de gobierno (CDM, PI y PP), el voto en contra de PSOE e UiM y la abstención de Més.

El alcalde señala que su trabajo como jefe de almacén no era compatible con la atención que necesita el Ajuntament. Lo que sí votó en contra la oposición en bloque fue la subida del 27 por ciento de las dietas por asistencia a plenos y junta de gobierno, que se fijan en 185,36 euros, y de 67,4 para el resto de comisiones.