Pollença blindará la seguridad de los Moros i Cristians con cámaras de videovigilancia

| Pollença |

Valorar:
preload
Hasta ahora, las mujeres vivían la batalla desde primera fila, pero no participaban en ella.

Hasta ahora, las mujeres vivían la batalla desde primera fila, pero no participaban en ella.

02-08-2016 | Michel's

La incorporación por primera vez desde 1864 de un batallón de mujeres al Simulacre de Moros i Cristians de Pollença irá acompañada de la instalación de cámaras de videovigilancia en los puntos más conflictivos de la celebración, concretamente en la calle Major y la calle Sant Jordi. En esta última calle es donde está previsto que las filoses (mujeres armadas con husos) se sumen al bando cristiano liderado por Joan Mas.

La instalación de cámaras requiere de la previa autorización de la Delegación de Gobierno y el alcalde Tomeu Cifre Ochogavía (Tots), ya ha confirmado que iniciará la tramitación.

Cifre Ochogavía publicará también un bando oficial advirtiendo a los padres y madres de Pollença de que sus hijos o hijas menores de edad solo podrán participar en el Simulacre si van acompañados de un adulto o disponen de una autorización firmada por su tutor legal. «Es una cuestión de seguridad, el Ajuntament no puede hacerse responsable de los menores», dice.

Estas son algunas de las medidas extraordinarias que se acordaron el martes durante la primera reunión de seguridad para preparar las fiestas de la Patrona en Pollença. La reunión fue convocada para coordinar las actuaciones entre Policía Local y Guardia Civil. En ella se trató, entre otros temas, la propuesta impulsada por el colectivo feminista La Mala Pécora, para promover la participación activa de las mujeres en el Simulacre de Moros i Cristians el próximo 2 de agosto.

Las mujeres pueden colaborar en la iniciativa de distintas formas, ya sea activamente en la batalla (con la tradicional vestimenta cristiana de color blanco y armadas con husos y falçons), haciendo barrera, o bien ayudando desde fuera.

Las pollencines cuentan con el apoyo expreso del Ajuntament de Pollença para incorporar el batallón de mujeres a la fiesta a la altura de la calle Sant Jordi y es que la propuesta de La Mala Pécora está firmemente avalada por la investigación del historiador Pere Sales que halló en el año 2017 la descripción que Guillem Picó i Campamar hizo del simulacro más antiguo del que hay referencia escrita hasta la fecha, de 1858.

«Ramon Picó i Campamar describía como un grupo armado con filoses y falçons hacía una aparición estelar durante la batalla de Sant Jordi consiguiendo, ni más ni menos, que inclinar la balanza del lado de los pollencins», explica Pere Salas en escritos posteriores al hallazgo.

El simulacro dejó de hacerse unos años por la crisis derivada de la Guerra Civil Americana y cuando se recuperó la recreación a partir de 1882 lo hizo ya prescindiendo de las mujeres con el formato que ha llegado hasta nuestros días.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Capità Tro
Hace 6 días

Ja veuràs com això acaba sent "moras y cristianas"

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1