Hasta 2018 Sant Joan Pelós llevaba un cordero vivo en su zurrón durante la procesión. | Maria Nadal

11

El nuevo alcalde Tomeu Cifre Ochogavía (Tots) habló este jueves con el rector Xisco Vicens para ofrecerle uno de los corderos que cría en su finca con la finalidad de que Sant Joan Pelós vuelva a portar en su zurrón este domingo un cordero vivo durante la procesión del Corpus. Está dispuesto a que un veterinario de la Conselleria de Medi Ambient lo controle desde los días previos y lo acompañe en el recorrido para demostrar que «no padece ningún sufrimiento».

Hasta 2018 Sant Joan Pelós portaba un cordero vivo en su zurrón durante la procesión de las Àguiles pero, tras la aprobación de la conocida popularmente como ‘ley de toros a la balear’ el párroco recibió un requerimiento del Govern advirtiéndole de la presunta ilegalidad de su uso, que podría derivar en la apertura de un expediente sancionador.

La prohibición desató una gran polémica en el pueblo y aunque el rector alegó y defendió públicamente la presencia del animal en la fiesta, acabó por acatar las órdenes y Pelós salió en procesión con el zurrón vacío.

«No solo le he ofrecido uno de mis corderos, sino lo más importante: le he dicho que si hay expediente el Ajuntament se personará y alegará porque consideramos absurdo que aquí el cordero, que no sufre, no pueda salir y en Menorca por Sant Joan salga sin ningún problema», dice el alcalde.