El informe municipal levantado en el solar de Cala Falcó horas después de producirse la tala llega a cuantificar el derribo de hasta 98 pinos y de todos los tamaños. | Pedro Aguiló Mora

La Agencia de Defensa del Territori (ADT) del Consell de Mallorca ha denunciando ante la Fiscalía al autor de la tala de 98 pinos hace justo un año en Cala Falcó (Calvià) por un presunto delito de desobediencia, que se suma así a los que pudo cometer cuando a la sazón arrasó un centenar de árboles en una parcela de su propiedad de forma totalmente ilegal, puesto que el terreno en cuestión cuenta con protección ambiental al figurar bajo el amparo de un Área Natural de Especial Interés (ANEI).

Tal y como adelantó entonces este diario (concretamente, el 25 de mayo de 2018), a instancias de los informes levantados en el lugar de los hecho por los servicios de Medio Natural y Urbano del Ajuntament de Calvià, la ADT abrió un expediente de infracción urbanística contra el responsable de la tala sin licencia de los 98 pinos en zona protegida. Asimismo, entre la documentación municipal remitida a la agencia del Consell existía un informe en el que se advierte del «grave e inminente» riesgo de incendio forestal si no se retiraban los restos vegetales abandonados dentro de la finca una vez paralizados los trabajos de tala.

Así, en coherencia con el informe municipal, la ADT ordenó al autor de la tala ilegal desmantelar el ‘polvorín’ en el que se había convertido el centenar de árboles muertos.

Sin embargo, superado un plazo de tiempo más que suficiente para proceder a la retirada de los pinos caídos meses atrás, funcionarios de la agencia de disciplina han comprobado sobre el terreno que, a día de hoy, e iniciada ya la temporada de alto riesgo de incendios forestales, el propietario de la parcela de Cala Falcó ha hecho caso omiso al mandato de la ADT y no ha procedido a retirar los pinos caídos. Doce meses después de ser talados, ya completamente resecos.

De esta manera, y a tenor del «grave e inminente» riesgo de incendios mencionado, la Agencia de Defensa del Territori ha denunciado tal omisión ante la Fiscalía e imputa al propietario del solar un presunto delito de desobediencia a la autoridad, al no cumplir con la medida cautelar dictada por el organismo vinculado al Consell de Mallorca. Un delito que, de sustanciarse, podría unirse a la lista de los cometidos en su momento por mor de la tala no autorizada de los árboles. Asimismo, cabe recordar que, en el último año, se han denunciado otros casos similares de talas ilegales en la misma zona del término municipal de Calvià.

El pasado mes de febrero, un vecino de Cala Vinyes denunció la tala no autorizada de 16 pinos, cuando el autor del mismo sólo disponía de una licencia municipal para limpiar de matorrales el solar de su propiedad.

Tanto en el caso en este último en Cala Vinyes como en el de Cala Falcó, el móvil de la tala es común: despejar de pinos las vistas al mar.