La plaza de Biniaraix está protegida como BIC. En primer plano, la polémica ‘prueba’. | Lluc Garcia

1

El núcleo de Biniaraix está protegido como lugar histórico y Bien de Interés Cultural por lo que toda obra debe contar con el visto bueno de Patrimonio. Por este motivo unas pruebas realizadas en el pavimento de piedra de la plaza de la Concepció –en las que se ha utilizado piedra de diferente estructura y con técnica de colocación no tradicional, ha desatado una nueva polémica en las redes sociales.

El hecho es que el Ajuntament, atendiendo una petición de los vecinos de Biniaraix, ha adjudicado las obras de rehabilitación de la plaza y de una calle adyacente por un importe de cerca de 60.000 euros, incluidos en el Plan de Obras del Consell y financiados por la institución insular.

Aunque los vecinos querían que se remodelara la plaza por considerar que el pavimento –ya renovado hace unos 10 años– es demasiado irregular, ahora preocupa esta actuación en el entorno protegido y hay quien la considera innecesaria.

Después que las redes difundieran las fotos de la «piedra de forro» utilizada en una esquina de plaza y llovieran las críticas al equipo de gobierno, el Ajuntament ha tenido que aclarar que se trataba solamente de «una prueba». Aún así muchos se preguntan porqué hay que hacer «pruebas» para la ejecución de un proyecto visado y adjudicado ya que se supone que éste contempla «todos los aspectos de la actuación».

Los técnicos ya han descartado la «prueba» que saltó a las redes antes de que pudieran revisarla. Además desde el Consistorio se ha recordado que el proyecto también incluye el embellecimiento de la zona y mobiliario urbano.