En Manacor se han registrado en el Govern 72 pisos. | Guillem Mas

4

El registro de pisos desocupados que se pondrá a disposición de los ciudadanos en concepto de alquiler social, día a día, se va incrementando. Según datos de la Conselleria de Territori, Energia i Mobilitat, en Mallorca, los grandes tenedores ya han inscrito, de manera voluntaria, un total de 812 viviendas que serán gestionadas por el Govern para facilitar el acceso a la vivienda. En la Part Forana, Manacor con 72 pisos y Campos con un total de 69 lideran esta esta bolsa.

La Llei d’Habitatge del Govern entró en vigor el 27 de junio y desde entonces los grandes tenedores (personas físicas o jurídicas con diez o más viviendas en propiedad, alquiler o usufructo) tenían un plazo de tres meses para comunicar los pisos que llevan más de dos años sin ocupar.

Otro de los municipios donde se encuentran más pisos vacíos es en Son Servera (54) o en Inca (53), seguidos de Artà (39) y Sa Pobla (34). Sin embargo, hay municipios grandes, como es el caso de Llucmajor, en el que solo se han inscrito 18 pisos o el caso de Calvià con 14.

Asimismo hay municipios en los que apenas se ha registrado un piso vacío como es el caso de Bunyola, Esporles, Sant Joan, Ses Salines o Sóller entre otros. También en zona costera con una sola vivienda cedida están los casos de Can Picafort o la Colònia de Sant Jordi.

Desde el Govern se ha requerido a todos los titulares para que faciliten las visitas a estos pisos para valorar su estado. Así ya se han iniciado y, según exponen fuentes de la Conselleria de Territori, algunos grandes tenedores se han mostrado muy colaboradores mientras que otros no tanto. Se trata de un proceso complejo. La cesión es obligatoria y se tendrá que hacer aunque no haya acuerdo ya que así se contemplará en el decreto de grandes tenedores que se aprobará en breve.

Tramitación

Una vez formalizada la cesión de las viviendas se incorporará a la bolsa de alquiler. Se priorizará los pisos en mejor estado o los ubicados en municipios donde haya mayor demanda de vivienda así como los que haya habido un acuerdo con el titular.

A parte de las aportaciones voluntarias el Govern lleva a cabo una labor inspectora para sacar a la luz todas aquellas viviendas que no se hayan informado en el periodo voluntario.

Desde el Govern se realizó una reserva presupuestaria de 4,5 millones para adecuar las viviendas y llevar a cabo las actuaciones necesaria para ponerlos al servicio de la ciudadanía.

Por otra parte, en la misma línea de facilitar una vivienda, desde el Pla d’Habitatge se ha impulsado la construcción de viviendas de protección oficial. En abril se llevará a cabo la licitación de 54 viviendas en Inca y se iniciarán las obras en mayo. En Calvià también se pone en marcha en el mes de mayo la construcción de 48 viviendas, 24 del Govern y 24 del Ajuntament.